Mn. Silvestre Arnau Pascuet

silvestrearnau.jpgVicario parroquial de la Pobla de Segur

El día 30 de Mayo de 1911 nació en Gósol nuestro biografiado. En el año 1923 entró en el seminario de Urgell, donde cursó los estudios de humanidades y filosofía (1923-1930). Enviado a Roma, al Colegio Español de San José, inició los estudios de teología en la Pontificia Universidad Gregoriana, donde obtuvo grandes calificaciones.

A la vez que se formó intelectualmente prosiguió con su formación sacerdotal y espiritual. Como formador tuvo un hombre excepcional, el operario diocesano Pedro Ruiz de los Paños, que también sufrió el martirio, durante la persecución religiosa de los años 1936-39, en la imperial Toledo, el día 23 de julio de 1936.

Mn. Silvestre tuvo que renunciar a continuar sus estudios en Roma por motivos estrictamente de salud. Regresó a la diócesis en el año 1934 y, por el ministerio del Obispo Justí Guitart, fue promovido al presbiterado el 21 de septiembre de 1935 en la iglesia parroquial de Santa María de Puigcerdá. Dos meses después fue nombrado vicario parroquial de La Pobla de Segur y en esta parroquia ejerció su ministerio hasta el día 13 de agosto de 1936 en que tuvo lugar su cruenta y vil inmolación.


La estancia de Mn. Silvestre en La Pobla fue breve, unos nueve meses aproximadamente, pero todo el mundo lo recuerda con mucho afecto y, a la gente, los impresionó muy positivamente su formación intelectual. Todavía hoy lo llaman el Dr. Arnau. Su dedicación a todos, particularmente a los más pequeños de la parroquia, fue otro rasgo muy peculiar de Mn. Silvestre. Pero lo que realmente impacto a la gente de La Pobla fue su profunda vida ascética y mística. Estas características son las mismas que ponderaban sus compañeros del Colegio Español de San José en Roma.

Queda, todavía hoy entre nosotros, un testimonio excepcional que durante cuatro años convivió intensamente, además de la profunda amistad que los unía, con Mn. Silvestre. Nos referimos al Dr. D. Baldomero Jiménez Duque, rector que fue durante muchos años del Seminario de Ávila, uno de los más grandes conocedores de la espiritualidad española del siglo XVI. No duda en afirmar que se trataba de un hombre santo. Que era espiritual, sencillo y humilde, caritativo, y que siempre y en todo lugar transpiraba paz y serenidad. Que lo considera hombre sin defecto y que su persona le recordaba a San Luis Gonzaga o a San Juan Bermans. Acaba diciendo que, en el momento en que tuvo noticia de su martirio, no pudo menos que pensar que aquel suceso era culminación de una vida de fidelidad al Señor y a su Iglesia.


A Mn. Silvestre, en diferentes ocasiones le ofrecieron la libertad a cambio de incorporarse al ejército de la Republica. Su respuesta fue siempre la misma: "...donde va el ecónomo yo voy también". Inclusive, mientras lo llevaban a fusilar, de nuevo le hacían la misma propuesta, -hay un testigo presencial-, y la respuesta no se hizo esperar.

En la persona de Mn. Silvestre se cumplió lo que nos dice la Escritura: "Acabó pronto, pero había recorrido ya un largo camino. Su alma era preciosa a los ojos del Señor, por eso la retiró pronto de su ambiente corrompido. La gente al ver eso no entendió; no comprendieron que la benevolencia y la misericordia de Dios acompañan a sus elegidos, y que él vela por los suyos" (Sab. 4, 13-15).

Aquí el Señor se presenta como un hábil escultor que esculpió su imagen y semejanza en la persona de Mn. Silvestre. Y nuestro biografiado se dejó transformar interior y exteriormente por su Maestro y Señor.

La gente admiraba la vida del futuro beato, pero muchos no lo entendían y es por eso que, en el momento en que el Señor acabó su obra en Mn. Silvestre, le hizo salir de prisa entre los malvados. Esto tuvo lugar después de 25 años de su nacimiento en el pueblo de Gósol.

L'estança de mossèn Silvestre a la Pobla fou breu, uns nou mesos aproximadament, però tothom el recorda amb molt d'afecte i, a la gent, els va impressionar molt positivament la seva formació intel•lectual. Encara avui l'anomenen el Dr. Arnau. La seva dedicació a tots, particularment als petits de la Parròquia, fou un altre tret molt peculiar de mossèn Silvestre. Però allò que realment va impactar la gent de la Pobla fou la seva profunda vida ascètica i mística. Aquestes característiques del són les mateixes que ponderaven els seus companys del Col•legi Espanyol de Sant Josep de Roma.
Resta, encara avui entre nosaltres, un testimoni excepcional que durant quatre anys va conviure intensament, endemés de la profunda amistat que els unia, amb mossèn Silvestre.
Ens referim al Dr. D. Baldomero Jiménez Duque, rector que fou durant molts anys del seminari d'Àvila un dels més grans coneixedors de l'espiritualitat espanyola del segle XVI. No dubta en afirmar que es tractava d'un home sant. Que era espiritual, senzill i humil, caritatiu, i que sempre i per tot arreu traspuava pau i serenor. Que el considera home sense defecte i que la seva persona li recordava Sant Lluís Gonzaga o Sant Joan Bermans. Acaba dient que, en el moment en què tingué notícia del seu martiri, no pogué menys que pensar que aquell esdeveniment era la culminació d'una vida de fidelitat al Senyor i a la seva Església.


A mossèn Silvestre, en diverses ocasions li oferiren la llibertat a canvi d'incorporar-se a l'exèrcit de la República. La seva resposta fou sempre la mateixa: "... on va l'ecònom jo vaig també". Fins i tot, mentre el portaven a afusellar, de bell nou li feren la mateixa proposició, -hi ha un testimoni presencial-, i la resposta no es féu esperar.
En la persona de mossèn Silvestre es complí allò que ens diu l'Escriptura: "En poc temps, el just havia arribat a la maduresa pròpia d'una llarga vida. El Senyor s'havia complagut en la seva ànima, i per això el va treure de pressa d'aquest món dolent. La gent que ho veia no ho entenia; no sabien adonar-se que Déu dóna als seus elegits la gràcia i la misericòrdia i que vindrà a visitar els seus sants." (Sv 4,13-15).
Aquí el Senyor es presenta com un hàbil escultor que esculpí la seva imatge i semblança en la persona de mossèn Silvestre. I el nostre biografiat es deixà transformar interiorment i exterior pel seu Mestre i Senyor.
La gent admirava la vida del futur Beat, però molts no l'entenien i és per això que, en el moment en què el Senyor acabà al seva obra en mossèn Silvestre, el feu sortir de pressa entre els malèvols. Això tingué lloc després de 25 anys i escaig del seu naixement al poble de Gósol.