Mn. Pasqual Araguàs Guàrdia

pasqualaraguas.jpgRector de Noals

Mn. Pasqual Araguàs Guardia nació en El Pont de Claverol, en casa l'Arambraire, el día 17 de mayo de 1899. Después de haber cursado los estudios eclesiásticos en nuestro Seminario Diocesano fue ungido y consagrado sacerdote de Jesucristo, por el ministerio del Obispo Justí Guitart, el 26 de mayo de 1923 en la Catedral de Santa Maria de Urgell. Ejerció su tarea pastoral como vicario parroquial de Puigcerver y Mencui; fue ecónomo de Josa del Cadí y Mont-rós y, desde el 1929 hasta el 13 de agosto de 1936, párroco de Noals.

Todas aquellas personas que trataron a Mn. Pasqual no dudan en poner en evidencia su equilibrio humano, su bondad y seria formación intelectual. Nuestro beato era hombre totalmente apolítico, nunca se había pronunciado ni a favor ni en contra de una ideología o partido político concreto. Cumplía puntualmente con su ministerio y a todo el mundo sin hacer acepción de personas, dispensaba un trato fraterno y cristiano muy de acuerdo con su condición de padre y pastor de la comunidad. Los feligreses de Noals y Benifons recuerdan a Mn. Pasqual como un hombre muy entregado especialmente a los niños, a los cuales dedicaba de manera evidente su buen celo sacerdotal. Características muy propias del siervo de Dios fueron: la devoción al sagrado corazón de Jesús y a la Virgen María.; celebraba con mucha dignidad la santa Misa así como los otros sacramentos y actos de culto; todavía hoy lo recuerdan aquellos que un día, ya lejano, fueron sus feligreses.

El año 1935 comenzó la reedificación de la iglesia parroquial de Noals, muy dañada en aquellos momentos. No pudo ver coronada su obra; en premio a su fidelidad y a su celo por la casa de Dios, el Señor le concedió la gracia del martirio y así obtuvo la corona inmarcesible de la gloria.


Cuando estalló la guerra y después de estar unos días por aquellos parajes, decidió irse a La Pobla del Segur, a casa de su hermana Palmira. Allí llegó en los primeros días del mes de agosto y se quedó con sus familiares hasta el mismo día 13 de este mes en que fue detenido y asesinado "in odium Christi". En las primeras horas del mencionado día fue conducido a la sede del Comité Local. Sus últimas palabras en el momento de su detención fueron: "Ha llegado mi última hora; no me lloréis, solamente encomendad a Dios mi alma". Como un cordero humilde y sin abrir la boca, fue agregado al grupo de los seis hermanos de presbiterio que en el mismo día y lugar fueron llevados al matadero.

Mn. Pasqual se descalzó, a ejemplo de Jesús, para subir la montaña del Calvario donde será consumado el sacrificio. Delante de la puerta del cementerio, -hoy todavía se pueden contemplar los impactos de las balas asesinas-, Mn. Pasqual y sus hermanos de martirio, abandonados por los hombres, pero no por Dios, son vilmente immolados.

La causa de la condena de Mn. Pasqual: ser sacerdote de Jesucristo y servidor del evangelio. Pasó por el mundo haciendo el bien a ejemplo de Jesús, así lo recuerdan, aun hoy, todos aquellos feligreses de las parroquias de Noals y Benifons i de otras que con afecto y estimación no dudan en otorgarle el título de mártir de la fe y encomendarse a su intercesión ante Dios nuestro Señor.

L'any 1935 començà la reedificació de l'església parroquial de Noals, molt malmesa en aquells moments. No va poder veure coronada la seva obra; en premi a la seva fidelitat i al seu zel per la casa de Déu, el Senyor li concedí la gràcia del martiri i així va obtenir la corona immarcescible de la glòria.

En esclatar la guerra i després d'estar uns dies per aquelles contrades, decidí anar-se'n a la Pobla de Segur, a casa de la seva germana Palmira. Hi va arribar a primers del mes d'agost i restà amb els seus familiars fins al mateix dia 13 d'aquest mes en què fou detingut i assassinat "in odium Christi". A primeres hores de l'esmentat dia és conduït a la seu del Comitè Local. Les seves darreres paraules en el moment de la seva detenció foren: ha arribat la meva darrera hora; no em ploreu, solament encomaneu a Déu la meva ànima. Com un anyell humil i sense obrir la boca, fou agregat al grup dels sis germans de presbiteri que en el mateix dia i lloc foren portats a l'escorxador.

Mossèn Pasqual es descalça, a exemple de Jesús, per pujar la muntanya del Calvari on serà consumat el sacrifici. Davant la porta del cementiri, -avui encara es poden contemplar els impactes de les bales assassines-, mossèn Pasqual i els seus germans de martiri, abandonats dels homes, però, no de Déu, són vilment immolats.

La causa de la condemna de mossèn Pasqual: ser sacerdot de Jesucrist i servidor de l'Evangeli. Va passar pel món fent el bé a exemple de Jesús, així el recorden, encara avui, tots aquells feligresos de les parròquies de Noals i Benifons i d'altres que amb afecte i estimació no dubten d'atorgar-li el títol de màrtir de la fe i encomanar-se a la seva intercessió davant de Déu nostre Senyor.