Mn. Pere Martret Moles

peremartretEcónomo de la Pobla de Segur

El día 16 de junio de 1925 y por el ministerio del Obispo diocesano, Justí Guitart fue ungido en la Catedral, sacerdote de Jesucristo nuestro biografiado, junto a otros 11 compañeros de la misma promoción.

La ciudad de La Seu d'Urgell, que lo es también de los Obispos-Príncipes, fue la cuna del futuro sacerdote y mártir Mn. Pere. Su hogar, "Casa Boets", situada en la calle Capdevila de la capital de la comarca de l'Alt Urgell.

Fue nombrado vicario parroquial de Puigcerdá en el mes de septiembre de 1925. En el mes de octubre del año siguiente recibió el nombramiento de Vicario Parroquial de Organyà, famosa villa de las homilías, y en el mes de diciembre entraba a la parroquia de Santa María de Valldeflors de la ciudad de Tremp, con idéntico oficio. Fue nombrado administrador interino de dicha parroquia en el año 1930. Finalmente en el año 1931 es nombrado administrador de La Pobla de Segur donde permaneció hasta el día 13 de agosto de 1936, día en que sufrió el martirio por odio a la fe y a su condición sacerdotal. Durante los años en que estuvo como administrador de La Pobla de Segur compaginó el cuidado pastoral, de modo interino, de las parroquias de Sant Joan de Vinyafrescal, de Montsor y de Salàs de Pallars.


Aun hoy en La Pobla de Segur, guardan un gran recuerdo de aquel que fue su administrador. No dudan en valorar muy positivamente su profunda formación intelectual, su equilibrio emocional y su gran bondad. Nota característica de Mn. Pere fue la estimación que profesaba a sus feligreses sin hacer ningún tipo de distinción por la clase o condición social o por su práctica religiosa. Como sacerdote lo recordamos como un pastor entregado con un gran sentido pastoral y muy identificado con su parroquia y un gran entusiasta y propagador de la federación de jóvenes cristianos. Hombre y sacerdote de espíritu abierto y renovador y de una profunda vida de piedad. Aquellos que lo trataron y lo conocen más de cerca no dudan en afirmar que la virtud de la caridad era vivida profundamente por el siervo de Dios.

Vivía en compañía de Mn. Silvestre Arnau Pascuet, vicario parroquial de La Pobla de Segur y compañero de martirio de Mn. Pere. Su madre en el momento de la muerte pronunció el nombre de Mn. Pere a quien consideraba un santo y un mártir y diariamente se encomendaba a su intercesión ante Dios, como hasta hoy han hecho diariamente los hijos: Teresa y Pere.


El día 19 de julio el siervo de Dios celebró la Santa Misa y por aquellos días inmediatos unos vecinos de La Pobla de Segur se presentaron en la casa parroquial indicando a Mn. Pere y a todos los que allí vivian que les proporcionarían un salvoconducto para trasladarse a La Seu d'Urgell. La noche entre el 22 y el 23 de julio era el día escogido. Al salir de casa son detenidos y con las manos en alto son trasladados a la sede del comité local. Después de las primeras declaraciones fueron trasladados a "Casa Ramon de la Molinera". Al saberse este hecho algunos vecinos de La Pobla de Segur le comunicaron al hermano de Mn. Pere, Blas Martret que vivía a La Seu d'Urgell, dicha situación para que intercediera ante su cuñado, Enrique Canturri Ramonet, diputado al parlamento catalán por el partido izquierda republicana de Catalunya. Hechas las diligencias necesarias el Sr. Blas, se trasladó de La Seu d'Urgell a La Pobla de Segur.

El comité local no autorizó a Mn. Pere ni a Mn. Silvestre a abandonar la parroquia de Ntra. Sra. de Ribera.

Los futuros mártires eran conducidos a casa "Garibaldi" en condición de detenidos. Permanecieron en aquel lugar hasta la mañana del día 13 de agosto de 1936 en que llevados a la sede del comité local y en compañía de sus cinco hermano de presbiterio y de martirio fueron conducidos a las puertas del cementerio de Salas de Pallars, donde sin juicio previo y con el único crimen: ser sacerdotes y servidores del evangelio, bajo la mirada bondadosa de Dios y el odio de los verdugos, fueron vilmente inmolados. Tampoco fueron sometidos a un juicio sumarísimo.

Hoy La Pobla de Segur aún recuerda a su amado administrador, Mn. Pere. El siervo bueno y fiel del evangelio. Recordamos aquel 13 de agosto de 1936 en que siete sacerdotes, entre los que se encuentra Mn. Pere Martret Moles, subidos a un camión frente a la iglesia parroquial, dedicada a la Reina de los martiress Ntra. Sra. de Ribera, como corderos que no abrían la boca al ser llevados al matadero, fueron conducidos al calvario para ser crucificados. El pueblo no dudó en llamar santo a aquel que fue su padre y pastor. El clamo popular le ha dado el título de mártir de la fe y no pocos se encomiendan, aun hoy, a su intercesión ante Dios. Hombre apolítico y fiel sacerdote de Jesucristo. Todavía hoy fieles de La Pobla visitan cada 13 de agosto el cementerio de Salàs de Pallars.

Encara avui a la Pobla de Segur, guarden un gran record d'aquell que fou el seu ecònom. No dubten en valorar molt positivament la seva profunda formació intel•lectual, el seu equilibri emocional i la seva gran bondat. Nota característica de mossèn Pere fou l'estimació que professava als seus feligresos sense fer cap mena de distinció per la classe o condició social o per la seva pràctica religiosa. Com a sacerdot el recordem com un pastor entregat amb un gran sentit pastoral i molt identificat amb la seva Parròquia i un gran entusiasta i propagador de la Federació de Joves Cristians. Home i sacerdot d'esperit obert i renovador i d'una profunda vida de pietat. Aquells que el tractaren i el coneixen més de prop no dubten en afirmar que la virtut de la caritat era viscuda profundament pel servent de Déu.

Vivia en companyia de Mn. Silvestre Arnau Pascuet, vicari parroquial de la Pobla de Segur i company de martiri de mossèn Pere. La seva mare en el moment de la mort pronuncià el nom de mossèn Pere a qui considerava un sant i un màrtir i diàriament s'encomanava a la seva intercessió davant de Déu, com fins avui han fet diàriament els seus fills: Teresa i Pere.


El dia 19 de juliol el servent de Déu celebrà la Santa Missa i per aquells dies immediats uns veïns de la Pobla de Segur es presentaren a la casa Rectoral indicant a mossèn Pere i a tots els allí hi vivien que els proporcionarien un salconduit per a traslladar-se a la Seu d'Urgell. La nit del 22 al 23 de juliol era el dia escollit. Al sortir de casa són detinguts i mans enlaire són traslladats a la seu del Comitè Local. Després de les primeres declaracions foren traslladats a "casa Ramon de la Molinera". A l'assabentar-se d'aquest fets alguns veïns de la Pobla de Segur comunicaren al germà de Mn. Pere, Blai Martret que vivia a la Seu d'Urgell, dita situació a fi que intercedís davant el seu cunyat, Enric Canturri Ramonet, diputat al Parlament Català del partit d'Esquerra Republicana de Catalunya. Fetes les diligències necessàries el Sr. Blai, es traslladà de la Seu d'Urgell a la Pobla de Segur.

El Comitè Local no autoritzà a Mn. Pere i a Mn. Silvestre a abandonar la parròquia de Ntra. Sra. de Ribera.

Els futurs màrtirs eren conduïts a casa "Garibaldi " en condició de detinguts. Restaren en aquest lloc fins al matí del dia 13 d'agost de 1936 en que traslladats a la seu del Comitè Local i en companyia dels seus cinc germans de presbiteri i de martiri foren conduïts a les portes del cementiri de Salàs de Pallars, on sense judici previ i amb l'únic crim: ser sacerdots i servidors de l'Evangeli, sota la mirada bondadosa de Déu i l'odi dels botxins, foren vilment immolats. Tampoc foren sotmesos a un judici sumaríssim.

Avui la Pobla de Segur encara recorda el seu estimat Ecònom, mossèn Pere. El servent bo i fidel de l'Evangeli. Recordem aquell 13 d'agost de 1936 en què set sacerdots, entre qui es trobava mossèn Pere Martret Moles, pujats a un camió davant l'església parroquial, dedicada a la Reina dels màrtirs Ntra. Sra. de Ribera, com xais que no obrien la boca en ser duts a l'escorxador, foren conduïts al Calvari per a ser crucificats. El poble no dubtà en anomenar Sant a aquell que fou el seu Pare i Pastor. El clam popular li ha donat el títol de màrtir de la fe i no pocs s'encomanen, encara avui, a la seva intercessió davant de Déu. Home apolític i fidel sacerdot de Jesucrist. Encara avui fidels de la Pobla visiten cada 13 d'agost el cementiri de Salàs de Pallars.