Andorra con las víctimas de los incendios en Portugal

EL jueves 13 de julio del Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, presidió en la iglesia de St. Esteve de Andorra la Vella (Principado de Andorra), una Eucaristía en sufragio de las víctimas mortales y los heridos por los incendios ocurridos en Portugal el pasado mes de junio a Pedrógao Grande, en el centro del país. Concelebraron con el Arzobispo el Arcipreste de los Valles de Andorra, Mn. Ramon Sàrries y la práctica totalidad de los Rectores de las Parroquias del Principado de Andorra.

A la Eucaristía asistieron las máximas Autoridades del Principado de Andorra, encabezadas por el Jefe de Gobierno M.I. Sr. Antoni Martí; el Síndico General, M.I. Sr. Vicenç Mateu; el Ministro de Asuntos Sociales, Justicia e Interior, M.I. Sr. Xavier Espot; la Cónsul Mayor de la Parroquia de Andorra la Vella, Hble. Sra. Conxita Marsol y el Cónsul Honorario de Portugal en Andorra, Sr. José Manuel da Silva; junto con los representantes de la Asociación de la Virgen de Fátima arraigada en el Principado de Andorra y una gran cantidad de fieles andorranos y de la comunidad portuguesa residente en el Principado.

Mons. Vives inició la Eucaristía con unas palabras en recuerdo de las víctimas mortales y encomendándose a Dios las familias de las personas que han perdido seres queridos y los heridos y agradeciendo a la comunidad portuguesa del Principado de Andorra el esfuerzo hecho en varias iniciativas particulares para ayudar a los damnificados y manifestó la comunión y cercanía de todos los Andorranos con el dolor de Portugal. Una solidaridad y una proximidad de corazón que el próximo mes de septiembre, coincidiendo con la Fiesta de la Virgen de Meritxell, el Copríncipe Episcopal se comprometió a manifestar personalmente al Presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, en la visita oficial que llevará a cabo en el Principado de Andorra.

En su homilía el Arzobispo de Urgell recordó la importancia que para todos los portugueses tiene la Virgen de Fátima, que se refleja en la Eucaristía que cada 13 de mes, en la Parroquia de La Massana, reúne un buen grupo de la comunidad portuguesa y de la Asociación de la Virgen de Fátima. Glosando las lecturas proclamadas en ese día recordó como María visitó decididamente a su prima Isabel y cómo los cristianos debemos ser decididos en la colaboración y ayuda hacia nuestros hermanos. Una ayuda que debe ir más allá de las cosas materiales y puntuales y que se debe traducir todo en la oración y en perseverar en el recuerdo y aprecio hacia las personas que pasan situaciones complejas que perduran en el tiempo. El copríncipe en unas palabras dirigidas en portugués aseguró la solidaridad así como la comunión y cercanía de los Andorranos con el dolor de Portugal y encomendó a los difuntos a la misericordia de Dios.

Al final de la Eucaristía una representante de la Asociación de la Virgen de Fátima agradeció las muestras de apoyo del Principado de Andorra y la presencia de las Autoridades.
Los incendios en Portugal de hace un mes fueron unos de los más mortíferos de la historia del país que provocaron 64 muertos y más de 250 heridos y devastaron la zona afectada.