El Arzobispo presenta en La Seu “Gaudete et Exsultate” del Papa Francisco

El día 13 de noviembre en el Casal Parroquial de St. Ot de La Seu de Urgell, el Arzobispo de Urgell Mons. Joan-Enric Vives dictó una conferencia sobre el Exhortación Apostólica del Papa Francisco "Alegraos y regocijaos".

Al inicio del acto, tanto Mn. Ignasi Navarri, el Rector, como Mariví Castaño, del Consejo Pastoral Parroquial, quisieron felicitar al Arzobispo con motivo de sus 25 años de obispo, con unas palabras muy emotivas.

El Arzobispo puso de relieve la estructura del documento sobre la santidad de los fieles cristianos en la vida ordinaria, y glosó la carta a los Efesios capítulo 1, y la Constitución dogmática sobre la Iglesia, Lumen Gentium, del Concilio Vaticano II en su capítulo V. sobre la llamada universal a la santidad. Fue repasando los diversos capítulos y comentó el gran protocolo que propone el Papa, que es el amor, según lo describen las Bienaventuranzas y el capítulo 25 del Evangelio de Mateo.

"Gaudete et Exsultate" es el quinto gran documento de este pontificado, después de las dos encíclicas Lumen Fidei (co-escrita con Benedicto XVI) de junio de 2013, y Laudato si’ sobre el cuidado de la creación publicada en mayo de 2015, y las dos Exhortaciones apostólicas Evangelii Gaudium (noviembre de 2013) y Amoris Laetitia (marzo de 2016).

El Papa quiere renovar la llamada universal a alcanzar la santidad en la vida cotidiana, viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra, y sin necesidad de gestos heroicos extraordinarios, reconociendo las imperfecciones y limitaciones del ser humano, presentes también, nos lo recuerda, en los santos y santas reconocidos oficialmente por la Iglesia.

Señala 2 peligros en el catítulo II: caer en el gnosticimo (que cree saber explicarlo todo por la razón) o el pelagianismo (hacérselo todo un mismo y convertirse en rígido con el prójimo). En el capítulo III - Propone la caridad como centro (el amor el gran protocolo, Mt 25 y las Bienaventuranzas como el ADN del cristiano), con las actitudes vitales que pueden contribuir a recorrer este camino de santidad. Termina proponiendo una metodología que resume con el lema de "combate, vigilancia (despiertos y confiados) y discernimiento (título del 5º. Capítulo Final)". Y en el capítulo IV propone: 1. Aguante, paciencia y mansedumbre / 2. Alegría y sentido del humor / 3. Audacia y fervor / 4. Vivirlo en comunidad / 5. Y en oración constante.

El Arzobispo animó a reflexionar sobre este documento que es bien emblemático del pontificado del Papa Francisco que quiere que crezcamos en santidad. "Haciendo y viviendo de forma extraordinaria lo ordinario", parafraseando San Juan Mª Vianney, el Santo Cura de Ars.