Reunión constitutiva del Consejo Pastoral Diocesano de Urgell

El día 24 de noviembre en la Casa del Obispado de La Seu d'Urgell tuvo lugar la primera reunión constitutiva del nuevo Consejo Pastoral Diocesano de Urgell renovado para los próximos 4 años, tras las correspondientes elecciones y designaciones. La reunión fue presidida por el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives, y por los Vicarios de la Diócesis.

La reunión se inició con unas palabras de bienvenida del Sr. Arzobispo insistiendo en la identidad y misión del Consejo Pastoral Diocesano que debe ser un reflejo de todas las realidades y vocaciones presentes en la geografía de la Diócesis: laicos; consagrados y consagradas; presbíteros; diáconos; vírgenes consagradas; etc. Mons. Vives destacó cómo el Consejo Pastoral diocesano es un órgano importante de corresponsabilidad que da criterio al Pastor diocesano para conducir la Diócesis y sirve para crear una red de comunión diocesana a lo largo y ancho del Obispado.

Después de estas palabras exhortativas tuvo lugar la toma de posesión de los Consejeros que recitaron juntos el Símbolo de la fe para significar la comunión en la misma fe católica y que el servicio que desarrollarán se hace siempre en comunión con el Obispo diocesano y la Iglesia.

A continuación se eligieron los Secretarios del Consejo. Fue elegida Secretaria del Consejo Pastoral Diocesano, la Sra. Ester Sibi Goset, de Sort (Lleida) y Secretarios adjuntos, la Sra. Anahí Biorci Magagnini, Virgen Consagrada, de La Seu d'Urgell y el Sr. David Pérez Esteban, representante de la Delegación de juventud.

Mn. Josep Maria Mauri, Vicario General, expuso una síntesis del trabajo realizado por el anterior Consejo donde destacan la preparación y ejecución de las Prioridades Pastorales de la Diócesis de Urgell (2014 a 2018).

Mn. Antoni Elvira, Vicario de Pastoral, presentó a los consejeros un breve resumen del Documento final de la XVª Asamblea general ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre el tema "Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional" que tuvo lugar en Roma del 3 al 28 de octubre.

A continuación los Consejeros propusieron una serie de temas que podían ser objeto de reflexión del Consejo como: un estudio en profundidad de las conclusiones del Sínodo de Obispos y como potenciar la pastoral de juventud en la Diócesis; la integración entre pastoral de juventud, familiar, catequesis y enseñanza; la atención a los pueblos pequeños; el mes misionero que tendrá lugar el mes de octubre de 2019 o como ayudar a hacer vivir el compromiso social y ecológico dentro de la Iglesia a partir de lo que el Papa Francisco pide en su Carta encíclica Laudato sí.

Seguidamente el Sr. Arzobispo y Mn. Josep M. Mauri, Vicario General, presentaron una información sobre la inmatriculación de bienes de la Iglesia, subrayando como la Diócesis de Urgell ha registrado sólo aquellos bienes que estaban cadastrados a su nombre y cómo, más allá de las recientes polémicas en los medios de comunicación, el Obispado mantiene una excelente colaboración con los Ayuntamientos y diferentes Administraciones, que ha permitido que el Obispado pudiera inmatricular los templos para permitir precisamente su custodia y protección ante posibles terceros.

Finalmente, Mons. Vives, presentó brevemente a los Consejeros el tema de la defensa de los menores en la Iglesia con el esfuerzo para ayudar a las personas vulnerables y la lacra de los delitos de abusos.

También se dieron otras informaciones con el calendario de las próximas reuniones.

La reunión concluyó con una comida de hermandad en el Seminario diocesano que fue precedido con un momento intenso de oración en la iglesia de la Inmaculada del Seminario Diocesano de Urgell donde el Sr. Arzobispo presidió una oración encomendando todo el trabajo apostólico de la Diócesis y muy especialmente de los miembros del Consejo Pastoral diocesano y exhortó a ser una Iglesia diocesana que vive la alegría del Evangelio y que quiere transmitir la fe con alegría y esperanza, no siendo autorreferencial , y saliendo, como nos lo pide el Papa Francisco, en busca de quienes viven alejados o no conocen el Evangelio de Jesús.