Vigilia Pascual en la Catedral y en la Diócesis

La diócesis de Urgell celebró la Vigilia Pascual con el Fuego nuevo que encendió el Cirio pascual, los cirios de los celebrantes y los fieles. Así se celebró la Resurrección de Cristo, y a partir de este signo de novedad de la luz, con la procesión de los sacerdotes y fieles siguiendo la luz en medio de la oscuridad se inició la Vigilia madre de todas las vigilias y de todas las misas. La celebración de la Resurrección de Cristo se prolongará toda la Quincuagésima Pascual, hasta Pentecostés.
En la Catedral de Santa María, el Arzobispo de Urgell Mons. Joan-Enric Vives, presidió la celebración junto con el Párroco y Vicario General, Mn. Ignasi Navarri, los canónigos y sacerdotes de la ciudad.

En la puerta de la Catedral, Mons. Vives encendió el Fuego Nuevo e hizo la bendición para encender el cirio pascual que representa a Cristo Luz del mundo. Después se entró en procesión en el interior del templo y se cantó el Exultet o pregón de Pascua, y siguió la larga Vigilia con todas las lecturas previstas del Antiguo y del Nuevo Testamento, el canto de "Gloria a Dios en el cielo" mientras repicaban las campanas, y el solemne canto del Aleluya, canto pascual por excelencia.
La liturgia continuó con la bendición del agua para la fuente bautismal, y la renovación de las promesas bautismales de los fieles y la celebración de la Eucaristía en la Vigilia Pascual para celebrar la Resurrección de Cristo.