XVª Cátedra de Pensamiento Cristiano: "La sabiduría de escucharse. El diálogo entre cosmovisiones"

En las sociedades posmodernas secularizadas, la diversidad religiosa, cultural y étnica es un factor que va in crescendo. Como consecuencia de los flujos migratorios y de la libertad de creencias y de pensamiento, las sociedades se convierten progresivamente en un todo plural, un mosaico de tendencias y de comunidades morales y religiosas que tienen que aprender a vivir conjuntamente.

Las sociedades contemporáneas tienen que desarrollar el conocimiento ético y político que les permita adecuar, de manera justa y estable, la diversidad moral, espiritual y cultural que las anima. Quienes defienden visiones del mundo como los grandes monoteísmos históricos, las religiones orientales, el eclecticismo espiritual, las espiritualidades autóctonas, el ateísmo militante o el agnosticismo, deben aprender a convivir e, idealmente, a establecer lazos de solidaridad.

La XVª edición de la Cátedra de Pensamiento Cristiano del Obispado de Urgell ha querido centrarse precisamente en esta cuestión, considerando como condición previa, que es básico practicar la sabiduría de escuchar. Y desde esta premisa como punto de partida han planteado sus intervenciones el Dr. Joan-Andreu Rocha, Decano de la Facultad Pere Tarrés de la Universidad Ramon Llull (URL); el Dr. Jaume Flaquer, SJ, profesor de la Facultad de Teología de Cataluña; el Dr. Joan-Andreu Alcina, diácono permanente de la Diócesis de Mallorca y profesor del Centro de Estudios Teológicos de Mallorca; y el Dr. Francesc Torralba, profesor de la URL y Director de la Cátedra de Pensamiento Cristiano del Obispado de Urgell.

La jornada se ha desarrollado en el Auditorio Rocafort de Sant Julià de Lòria, bajo la presidencia del Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, que ha estado acompañado en la mesa presidencial por el Cónsul Mayor de la Parroquia, Hble. Sr. Josep Miquel Vila, y los 4 ponentes. Han asistido más de un centenar de personas, entre las cuales un buen grupo de alumnos de curso DECA de la Universidad de Andorra.

Ha abierto el acto el Cónsul laurediano con una breve reflexión sobre el significado del concepto "cosmovisión", y a continuación ha tomado la palabra Mons. Vives para dar la bienvenida a los presentes y exhortarles a "comprender nuestra identidad cristiana como un don que ofrecemos a los demás por si lo quieren compartir", y no como una trinchera desde la que mantenerse en un conflicto permanente con los quienes piensan diferente.


Tras las palabras del Arzobispo, el Dr. Rocha ha comenzado su exposición, "El diálogo entre cosmovisiones. Condiciones y posibilidades", explicando que el concepto " cosmovisión" puede tener varios significados dependiendo de la perspectiva que adoptamos para su aplicación. Como concepto y como herramienta para comprender las diferentes culturas del planeta, este principio permite conocer las diversas maneras de entender el mundo incluyendo no sólo los elementos religiosos inherentes a cada cultura, sino también las dinámicas sociales, antropológicas, comunicativas y fenomenológicas que las caracterizan.

Hay que tener presente, sin embargo, que el concepto de "cosmovisión" no es estático, sino que cada cosmovisión está arraigada a un lugar y un momento histórico concreto, y por ello se encuentra en constante transformación. Asimismo, hay diferentes tipos de cosmovisiones, entre las que, a su vez, se pueden establecer diferentes tipos de relación, y, por tanto, un abanico de posibilidades diversas para el diálogo, explicó el ponente.

En esencia, el acercamiento a las culturas desde el concepto de "cosmovisión" facilita una primera aproximación al pluralismo cultural, así como una serie de herramientas para "comprender al otro", no sólo a partir de lo que cree, sino también a sufrir de las consecuencias prácticas que conlleva su forma de hacer en el mundo.

A continuación, el Dr. Flaquer ha hablado de "El diálogo cristiano-musulmán. La aproximación entre dos mundos ". Ha comenzado recordando que el Islam y el Cristianismo tienen una memoria cargada de agravios mutuos y de conflictividad: expansión del islam, las cruzadas, la Reconquista, expulsión de los moriscos de España, la historia de los piratas musulmanes del Mediterráneo y los esclavos a una orilla y la otra, el miedo a los turcos de Europa oriental, el colonialismo europeo, el terrorismo con marca islámica ...

Incluso, en el encuentro diario entre cristianos y musulmanes, todos estos recuerdos se proyectan hacia los individuos como si fueran representantes de toda la historia de su colectivo, y se levantan muros que impiden el "conocimiento interno del otro ". Todo ello conforma un poso que dificulta el diálogo, y además, se suma a las razones teológicas y estructurales de cada religión para sentir rechazo o miedo del otro; razones sobre las que es preciso ser conscientes para objetivar los inconscientes colectivos que nos enfrentan instintivamente.

Sin embargo, el Dr. Flaquer también ha identificado las condiciones que muestran como cristianismo e islam también pueden encontrar puntos de encuentro para el diálogo, incluso teológicamente, "para comprenderse mejor mutuamente y para purificarse más cada una de ellas en lo que esencialmente ya eran al principio. Dicho de otro modo. El Islam puede ayudar a cristianizar el cristianismo y el cristianismo puede ayudar a islamizar el islam".


La sesión de la mañana se ha completado con la conferencia del Dr. Alcina, "El diálogo entre cosmovisiones. Una exposición filosófica". Partiendo de un planteamiento filosófico basado en autores como Habermas o Zubiri, el ponente ha comenzado reconociendo que a pesar de que a la práctica el diálogo nunca se da en condiciones ideales, eso no resta su gran poder transformador. El diálogo es una dimensión constitutiva de la persona, afirmó el ponente, pero a la vez se manifiesta en tanto que existe un cierto grado de diversidad con el interlocutor. La identificación y el reconocimiento de lo que nos diferencia del otro es lo que nos permite finalmente ensanchar la propia identidad.


Por la tarde, el Dr. Torralba, ha cerrado la jornada con una conferencia sobre "El diálogo con los no creyentes. El otro como interlocutor válido", donde ha planteado que el binomio entre creyentes y no creyentes, que habitualmente hacemos pedagógicamente, no es tan fácil de distinguir, ya que la creencia entendida en forma amplia forma parte de la condición humana. El Dr. Torralba ha insistido en la necesidad de definir con precisión los conceptos de "Dios", "ateísmo", "gnosticismo" y mostró los diversos significados que se pueden esconder detrás de estos conceptos y que a veces dificultan el entendimiento entre creyentes y no creyentes, porque se parte de prejuicios hacia el otro. Finalmente ha desgranado la importancia de la finalidad del diálogo, que nunca puede ser "conquistar" al otro en el sentido de hacerle cambiar de opinión desde una posición de superioridad, ya que el auténtico diálogo ha de fundamentarse en el conocimiento y en el compartir mutuo desde el respeto a la identidad del otro.

La jornada acabó con un diálogo entre los ponentes y los asistentes donde los participantes formularon sus preguntas libremente.

Finalmente Mons. Vives concluyó la jornada agradeciendo las aportaciones de los ponentes y subrayando cómo hay que huir siempre del peligro del relativismo y defendiendo cómo las semillas de la Palabra pueden estar esparcidas por todo el mundo y al mismo tiempo promover la unicidad y la universalidad salvífica de Jesucristo y de la Iglesia. Animó a vivir en constante búsqueda de la Verdad y a desear establecer puentes de diálogo "ecuménicos" con el prójimo, valorando lo que cada uno vive en búsqueda de la verdad y compartiendo lo que uno es y vive.