Visita Pastoral a Vilaplana (Baronia de Rialb)

El sábado 12 de noviembre del Arzobispo de Urgell Mons. Joan-Enric Vives visitó la población de Vilaplana (Baronia de Rialb) acompañado del Vicario General Mn. Josep M. Mauri y de Mn. David Codina. A su llegada al pueblo fue recibido por el Ilmo. Sr. Antoni Reig Torné, Alcalde del Municipio de Baronia de Rialb; la concejala del Ayuntamiento Maria Dolors Caelles Barón y la Vicepresidenta del Consejo Comarcal de la Noguera, Sra. M. Antonia Pubill, el Alcalde de Oliana, así como por el Sr. Rector de la Parroquia Mn. Bonifaci Fortuny y una gran cantidad de fieles de Vilaplana y de los otros municipios que engloban el Municipio de Baronia de Riabl (Gualter, La Serra, La Torre de Rialb, Politg; Palau de Rialb; Bellfort; Pallerols de Rialb; Puig; iris de Rialb y Sant Cristòfol del Donzell).

Dentro de la celebración eucarística del domingo inauguraron las obras de restauración de la hermosa iglesia románica de St. Miquel de Vilaplana (siglos XI-XII) recientemente reformada y acondicionada gracias a la generosidad de los fieles del pueblo y del Municipio y la colaboración del Ayuntamiento. El Sr. Alcalde saludó al Sr. Arzobispo al inicio de la celebración eucarística, agradeciéndole su presencia en el pueblo y subrayando la buena colaboración que desde el Ayuntamiento se había encontrado con el Obispado de Urgell para recuperar y mejorar iglesias como la que ese día se inauguraba solemnemente en Vilaplana ya otros pueblos del municipio. El Alcalde también quiso valorar el servicio pastoral del actual Rector Mn. Bonifaci Fortuny y los rectores anteriores, para hacer vivos los pueblos con su presencia, multiplicándose por presidir los encuentros y fiestas y hacer presente el mensaje del Evangelio.

En su homilía el Arzobispo felicitó el esfuerzo que las Autoridades y los fieles han llevado a cabo para embellecer la iglesia de Vilaplana y los animó a transmitir la fe a las nuevas generaciones para que las iglesias no sean sólo museos sino que sean el lugar sagrado, la casa de Dios, valorada y querida, por todos. Mons. Vives glosó las lecturas proclamadas del domingo XXIII. ordinario recordando como hacían referencia al Día del Señor, día de su llegada final, y el juicio personal y universal de la historia. Este día del Señor hay que verlo no desde la perspectiva del miedo y la angustia sino como el día en que Cristo triunfará y nos liberará del mal, de la injusticia, del pecado y de la muerte y hará justicia con quienes en este mundo han sido más injustamente reivindicados. Subrayó la necesidad de que los fieles valoren y amen la tradición y las raíces recibidas como son la lengua, la cultura, y, muy especialmente, por los cristianos, la fe que debemos saber transmitir a las nuevas generaciones como nosotros un día la recibimos de los nuestros antepasados. Dirigiéndose a los niños y jóvenes presentes en la iglesia, el Arzobispo les animó a valorar la fe y ser piedras vivas que puedan ellos también transmitir la fe a sus descendientes el día de mañana.

La Eucaristía fue solemnizada por un pequeño grupo de jóvenes músicos del pueblo, que con sus instrumentos musicales quisieron testimoniar la alegría por la histórica visita al pueblo del Sr. Arzobispo.

Después de la Eucaristía tuvo lugar un aperitivo ofrecido a todos por el Ayuntamiento. A continuación, los fieles y las Autoridades, acompañaron a Mons. Vives a hacer un pequeño recorrido por el pueblo y el Sr. Alcalde explicó a los presentes las últimas obras realizadas consistentes en la instalación de un sistema de calefacción urbana con biomasa que permite abastecer de energía térmica (calefacción y agua caliente) las seis viviendas de esta población. El proyecto consta de una red pública subterránea que conecta las seis casas con una sola caldera de biomasa y distribuirá calefacción a la población.