Acto conmemorativo del antiguo Colegio Lestonnac en La Seu d'Urgell

El domingo 13 de noviembre, en la antigua Capilla de la Inmaculada de La Seu d'Urgell, transformada en Sala de actos por el Ayuntamiento, tuvo lugar el inicio oficial de los actos de conmemoración de los casi 300 años de servicio a la ciudad de La Seu d'Urgell de las Monjas de la Compañía de María en el Colegio Lestonnac, acto que fue promovido por un grupo de antiguos alumnos y profesores. Participaron en el acto el Arzobispo de Urgell, el Ilmo. Sr. Alcalde de la ciudad, Sr. Albert Batalla; la Madre Soledad Diloy de la Compañía de María; la Sra. M. Carmen Ribó, Concejala de cultura del Consejo Comarcal del Alt Urgell y la Sra. Carme Rovira, ex alumna del Colegio e impulsora de este homenaje, que contó con la colaboración de Julio Quílez, Director del Archivo Comarcal del Alt Urgell.

En su parlamento Mons. Vives agradeció la iniciativa promovida por la Sra. Carme Rovira y apoyada por el Ayuntamiento de la ciudad de La Seu d'Urgell para conmemorar y agradecer la presencia de las Monjas de la Compañía de María en la ciudad de La Seu d'Urgell durante 278 años (llegaron en enero de 1722 y se marcharon en 2000) subrayando cómo su presencia había sido importantísima en el territorio pirenaico, trabajando por la educación de las chicas ofreciéndoles un futuro basado en la educación y la formación cristiana.

Mons. Vives destacó el papel que las Monjas de la Compañía de María desarrollaron para reforzar y vertebrar el país catalán tras la guerra de 1714 y cómo su presencia en la ciudad de La Seu d'Urgell durante casi 300 años hizo que muchas chicas de los pueblos del Pirineo catalán pudieran disfrutar de una alta educación y conocimientos que les permitieron abrirse camino. El Arzobispo animó a los presentes a no perder nunca la memoria histórica y no tener "alzheimer histórico" sino saber recordar y agradecer nuestro pasado para vivir nuestro presente y proyectarnos hacia el futuro. Y mostró su satisfacción porque la ciudad de La Seu d'Urgell supiera valorar la significación histórica que la presencia de las Monjas tuvo para la ciudad. Finalmente, Mons. Vives, como sucesor apostólico del obispo Simeón de Guinda que las fue a buscar en Francia, se mostró orgulloso de su antecesor, gran estimador y valedor de las Monjas que quiso ser enterrado en la Capilla de la Inmaculada del Colegio.

El acto continuó con una visita a las instalaciones actuales del antiguo Colegio, donde hay instaladas numerosas instituciones educativas de la Ciudad, y con la proyección de un documental sobre la historia del Colegio de la Compañía de María en La Seu d'Urgell en la Sala Sant Domènec. Una comida de hermandad cerró la gozosa conmemoración, que había comenzado el sábado anterior con la Eucaristía en la Catedral, presidida por Mn. Xavier Parés.