"Dios ha resucitado a Jesús; nosotros somos sus testigos” (Hch 2,32)

¡Cristo ha resucitado!
Su vida ha sido rescatada de la muerte,
el mundo nuevo ya ha comenzado,
y el Padre se complace en lo que Él ha realizado por nuestra salvación.

Ahora sí que todo lo que nos dijo vemos que es verdad.
Su Palabra revela el verdadero rostro de Dios
y las auténticas exigencias del mandamiento nuevo del amor;
la comunidad Eclesial que en torno suyo fundaba
es germen de la humanidad recreada por el Espíritu Santo;
su Pasión nos muestra hasta dónde tenemos que llegar
en el camino del amor auténtico y sacrificado;
su Cruz es victoria sobre el mal y el pecado
y luz deslumbrante para los que sufren;
su Resurrección es la vida nueva ya comenzada
y donación del Espíritu Santo;
los Apóstoles son enviados a dar testimonio
con la propia vida de todo lo que han visto y oído...

Acojamos la gran alegría de la Resurrección.
Tengamos esperanza, tengamos paz y valentía,
vivamos en comunión amorosa con todos.
Empecemos a andar cada día con nuevo impulso.
Dejémonos enviar como testigos de Jesús
que confían, aman, transforman y cantan la alegría de la fe.
El mundo necesita que se lo proclamemos
con nuestro convencimiento y con las obras del amor.

¡A todos os deseo una Santa Pascua de resurrección!
Que Dios nos renueve con los dones de la Paz de Cristo Resucitado,
que aleja todo miedo y toda tristeza,
y nos adentra por los insondables caminos del Amor,
siempre más grande y siempre más confiado.
Sembremos la fe en todas partes, sin reducirla a la vida privada;
hagámosla presente en nuestra vida personal, familiar y social.
¡Que tengáis una Santa y Feliz Pascua de Resurrección,
los fieles de la Diócesis de Urgell y todos nuestros amigos y visitantes!
¡La Paz de Cristo Resucitado esté con todos vosotros!