¡Santas fiestas de Navidad!

Fragmento del retablo de la Virgen del Rosario de Ponts (siglo XVI

«Pongamos ante los ojos de la mente el icono de María Madre que va con el Niño Jesús en brazos. Lo lleva al Templo, lo lleva al pueblo, lo lleva a encontrarse con su pueblo. Los brazos de su Madre son como la «escalera» por la que el Hijo de Dios baja hasta nosotros, la escalera de la condescendencia de Dios.

«Cristo “tenía que parecerse en todo a sus hermanos, para ser sumo sacerdote compasivo y fiel” (He 2,17). Es el doble camino de Jesús: bajó, se hizo uno de nosotros, para subirnos con Él al Padre, haciéndonos semejantes a Él.»
Papa Francisco  

 
¡Santas fiestas de Navidad! 

Entramos en las celebraciones de la Encarnación de Dios, 
que se hizo realmente hombre como nosotros. 
Navidad nos trae la alegría de sentir a Jesús más cerca, 
la alegría de sabernos acogidos y perdonados por la misericordia de Dios, 
y de que Él quiera venir a habitar en medio de nosotros. 

La violencia, el pecado y la maldad de los hombres 
no son obstáculo para que Jesús quiera venir 
y darnos su perdón, su paz y su bondad, 
que todo lo curan y renuevan. 
Los sufrimientos de tantos pequeños y de tantos pobres, 
de los inocentes y de los que no tienen lo necesario para vivir 
son para Jesús estímulo para venir a liberarnos y 
darnos la salvación, que es el Amor de Dios en todos. 

Navidad nos revela nuevamente el rostro de la misericordia 
para que podamos ser misericordiosos 
como el Padre celestial es misericordioso, 
y para que vivamos amando con alegría y esperanza. 

¡Os deseo Paz y Alegría en Jesucristo! 
Ruego por todos, os recuerdo con afecto 
y os deseo Feliz Navidad, llena de la gracia del Señor. 

+Joan-Enric Vives, Arzobispo de Urgell