Tres campañas nos llaman a la acción

Después de Pascua iniciamos el tiempo ordinario, domingos en que iremos reviviendo el misterio pascual del Señor, que nos da luz y vida, y nos hace testigos suyos en medio del mundo. La Iglesia desea que vayamos unidos, que busquemos unos objetivos comunes más allá de lo que a cada cual le interesa o necesita. Somos la Iglesia del Señor y caminamos con algunos objetivos comunes, sea en la Diócesis o en la Iglesia que peregrina en Cataluña y Andorra, sea en la Iglesia que peregrina en España y en Europa, o bien unidos como Iglesia universal.

Os pido que atendáis a tres campañas de comunicación promovidas por la Iglesia en España, y que, por lo que nos afectan, tendríamos que conocer y hacerlas nuestras. No vivimos para las campañas, claro está, sino para servir a Dios y proclamar la fe, con un amor comprometido. Pero estas realidades sagradas de la fe, tienen también unos compromisos de servicio y unas concreciones que no podemos subestimar de ninguna forma. Los católicos estamos interesados en dar un testimonio como Iglesia en determinados temas, y es bueno que vayamos unidos y que nuestro mensaje tenga unos acentos determinados en cada momento histórico. Por esto ante la nueva legislación que se acerca sobre despenalización del aborto, o bien en el momento de matricular y de escoger la mejor opción para los niños y jóvenes de cara al próximo curso escolar, y en el momento de presentar las declaraciones de la renta marcando nuestra ayuda a la Iglesia, con nuestra simple indicación de que queremos apoyarla en los diversos servicios tan importantes y necesarios que realiza, os propongo que atendáis a estas tres campañas en curso.

1ª.- "Protege mi vida.- Un año de oración por la vida.". Un niño nos llama a protegerlo más que a los animales o las cosas. Nuestra sociedad puede y debe ayudar en todos los casos en que haya una vida en gestación. Defender la vida que ha de nacer y comprender que las mujeres quieren ser ayudadas en el momento de la espera de un hijo. En vez de favorecer el aborto, favorecer a las madres que desean seguir adelante con su embarazo. Y mantener constante la oración y el compromiso por esta causa en favor de la vida de los embriones y de los niños.

2ª.- "Apunta a tus hijos a clase de religión y moral católica. Para nuestros hijos, religión y moral católica." En el momento de hacer la matrícula es cuando los padres deben pedir que la educación responda a sus creencias y valores morales. Y si esto se pide, el Estado está constitucionalmente obligado a atenderlo. Si procuramos por una buena educación y por la catequesis de los niños, es coherente que también escojamos la clase de religión católica que lo complementa.

3ª.- "Marca la "x" a favor de la Iglesia en tu declaración sobre la renta.- Un gesto que vale mucho y que no te costará nada". Si entramos al portal: www.portantos.es veremos como la Iglesia está presente en los acontecimientos importantes de la vida, como ofrece a la sociedad valores permanentes, y como ayuda a los más necesitados. Todas estas actividades eclesiales necesitan apoyo económico y lo podemos aportar con los donativos directos y con nuestro pequeño compromiso de marcar la ayuda a la Iglesia en nuestra declaración de la renta. Y animar a los demás a que también lo hagan.