Inicio de la Cuaresma

El Arzobispo Joan-Enric presidió el miércoles 17 de febrero la celebración eucarística con la que se inició con solemnidad la Santa Cuaresma, en la Catedral de Santa María de Urgell. La celebración del Miércoles de Ceniza también se llevó a cabo en todas las parroquias de la Diócesis de Urgell.

La solemne Misa en la Catedral, con el gesto litúrgico de la bendición e imposición de la ceniza como signo de arrepentimiento y de conversión, reunió a los fieles a las ocho de la tarde. Fue concelebrada por los Vicarios Generales Mn. Navarri y Mn. Mauri, y otros sacerdotes de la ciudad de La Seu d'Urgell. También se rezó especialmente por quien fue Rector y Decano del Capítulo, Mn. Francesc Xavier Parés, que justo ese día que se cumplía el primer aniversario de su fallecimiento.

En su homilía, Mons. Vives alentó a los fieles a vivir el tiempo cuaresmal viviendo la limosna, la oración y el ayuno, los grandes pilares de la Cuaresma. Destacó cómo la pandemia actual nos debe llevar a vivir una serie de actitudes profundas como la vuelta a lo esencial (tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad tal como el Papa lo recuerda en el Mensaje de la Cuaresma de este año), el valor del cuidado y el respeto del otro que se debe traducir en concreto como, por ejemplo, en el cumplimiento de las recomendaciones sanitarias dadas por las autoridades sanitarias (uso de mascarilla, reuniones controladas y vacunarse por amor a los hermanos) o cultivar la oración y la relación personal con Dios teniéndolo presente y amar sin medida.

Después de la homilía, Mons. Vives bendijo las cenizas que Mn. Josep M. Mauri impuso al Arzobispo y luego éste lo hizo a todos los concelebrantes y los fieles.