San Sebastián, honrado en la Parroquia de Pradell

El pueblo de Pradell (Arciprestazgo Urgell Mitjà) celebró con mucha fiesta la memoria del mártir San Sebastián. Fue un soldado romano que murió martirizado en 287 dC, en tiempos del emperador Diocleciano, por defender su fe cristiana. Un santo que tiene mucha tradición y devoción en muchos lugares de nuestro obispado, y que está muy presente en el devocionario popular de nuestras parroquias, con romerías, imágenes, gozos y bendiciones.

En Pradell tuvo lugar al mediodía la misa en honor del santo, una celebración que pidió al intercesor de las “pestilencias” que guardara la salud de todos los vecinos. En la homilía Mn. Jaume Mayoral recordó la importancia de no dejar perder el legado celebrativo y tradicional de nuestros antepasados, una forma de arraigar la vida en los pueblos, en un momento de dificultades que nos está trayendo la pandemia sanitaria y social que también viven y sufren los pequeños municipios de la geografía diocesana. También recordó las palabras del evangelio que se leyó: “Os lo digo con toda verdad: si el grano de trigo, cuando cae al suelo, no muere, queda solo, pero si muere, da mucho fruto”, tan simbólicas para un pueblecito rural como es Pradell. La celebración litúrgica terminó con el canto de los Gozos en San Sebastián de Pradell.

Acabada la misa se bendijeron los "panecillos de San Sebastián", un acto que se ha recuperado desde el año pasado y que se había perdido en la parroquia del Pradell. Una celebración que no ha dejado de lado las medidas sanitarias que pide el coronavirus, pero que no ha impedido que los fieles, de diferentes edades, hayan vuelto un año más a celebrar la fiesta en San Sebastián, pidiendo al santo el final de esa pandemia que nos asedia.