Empieza la Semana Santa con el Domingo de Ramos

El Domingo de Ramos se ha celebrado en toda la Diócesis de Urgell con la tradicional bendición de los ramos, las procesiones y la celebración eucarística de la Pasión del Señor.

Familias enteras con niños y muchas acompañadas por los abuelos, se han acercado a las respectivas parroquias para bendecir sus palmas, palmones, y ramos de olivo y laurel, y aclamar a Jesús que entra en Jerusalén.

En la Catedral de Santa María de La Seu d'Urgell, la celebración fue presidida por el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives y concelebraron el Vicario Generla y Rector de San Odón, Mn. Ignasi Navarri. La celebración fue intensamente vivida por los niños que participaron activamente en la liturgia, cerca del altar en los momentos de alabanza y aclamación.

El Arzobispo Joan-Enric en su homilía destacó las palabras de perdón de Jesús por quienes le condenaban y mataban, la misericordia hacia el buen ladrón que le pedía que le recordara, y la muerte totalmente confiada en manos del Padre y orando con los salmos para ser acogido. La muerte está vencida por el infinito amor de Cristo que se humilla y se une a todos los desvalidos y crucificados de la tierra. Habló de los grandes sufrimientos de tantos, durante la pandemia, y en las calamidades e injusticias de las guerras como la que nos conmueve por la injusta invasión de Ucrania, pidiendo que reaccionemos con fe, con amor y con solidaridad hacia los refugiados. También valoró el encuentro de las familias, cerca de los niños, que son maestros en el seguimiento y confianza en Jesús.

En otras parroquias, los respectivos rectores han presidido las misas y han hecho las bendiciones de Ramos, en conmemoración de la entrada de Jesucristo en Jerusalén, donde fue recibido con alegría, y con la gente levantando las palmas y ramas de olivo y laurel para recibirlo, aclamándolo como Salvador.

Ha empezado así la gran Semana de los cristianos.