Fiesta de San Isidro en Agramunt

Este último fin de semana el pueblo de Agramunt ha recuperado la fiesta y las actividades que se hacían en honor de San Isidro labrador, gracias a la Asociación de Agricultores Virgen de los Socorros, que ha querido volver a celebrar la fiesta en honor del santo protector de los campesinos y de la gente que trabaja en el campo, junto con san Galderico. El momento central de la festividad fue el sábado 14, al mediodía, cuando tuvo lugar la bendición de los tractores que participaron en la fiesta. Más de un centenar de tractores y maquinaria agrícola desfilaron por delante de la ermita de la Virgen de los Socorros para recibir la bendición y cumplir con la tradición de las tres vueltas en honor del santo protector de los campesinos y la tierra.

Este acto religioso y tradicional estuvo acompañado por el párroco de la Parroquia, Mn. Jaume Mayoral, así como el Presidente de la Asociación de Agricultores Virgen de los Socorros, Sr. Josep Maria Codina Ginesta, también con la presencia de la Alcaldesa de Agramunt, Ilma. Sra. Silvia Fernández, y diferentes concejales de la Corporación Municipal que quisieron apoyar y acompañar a los campesinos en su fiesta patronal.

Mn. Mayoral, antes de bendecir los vehículos agrícolas recordó a los agricultores difuntos de estos dos últimos años de pandemia, en que la fiesta ha sido aplazada, e hizo la bendición de los tractores y también de las tierras de cultivo siguiendo el Ritual de Bendiciones, pidiendo para que todos puedan ganarse con dignidad el pan de cada día. Después de la bendición se realizó un sorteo de lotes de productos entre los asistentes, y una comida de hermandad para todos.

El domingo 15 de mayo, fiesta de San Isidro, tuvo lugar la misa en honor del santo en la iglesia parroquial de Agramunt, compartiendo la fiesta con algunas de las primeras comuniones que se celebraban. Uno de los momentos más bonitos fue la oración de Gerard, que hacía la Primera Comunión, orando por la gente del campo y pidiendo lo mejor por su trabajo, en un momento difícil que vive la gente que se dedica a la agricultura en nuestra tierra.

Da mucha alegría que, poco a poco, se vayan recuperando las fiestas y tradiciones de nuestras poblaciones, apoyadas por las parroquias y animadas por las entidades locales.