10 años de Catalonia Sacra

Catalonia Sacra conmemoró sus primeros 10 años de vida el martes 4 de octubre, en un acto en la iglesia del Monasterio de Sant Pau del Camp de (Barcelona) donde participaron -entre otros- los obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense (CET) y representantes institucionales. Estuvo presente Mons. Joan-Enric Vives y Sicilia, Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra. En estos diez años, se han organizado más de 300 actividades para dar a conocer el valor patrimonial de unas 180 iglesias de todo el territorio, se ha creado una red que reúne a iglesias con valor patrimonial notable y una oferta turística propia o 40 sesiones para formar a técnicos y profesionales en diferentes ámbitos.

Esta iniciativa de los diez obispados con sede en Cataluña para dar razón del patrimonio cultural de la Iglesia y darlo a conocer, acaba de cumplir 10 años.

Mons. Salvador Giménez, obispo de Lleida y presidente del Secretariado Interdiocesano de Custodia y Promoción del Arte Sacro (SICPAS) que es la organización que lidera Catalonia Sacra, explicó en su intervención los retos que tiene Catalonia Sacra en los próximos años, vez se ha consolidado su papel como agente relevante en el ámbito del patrimonio cultural catalán. «Hacia adentro, mejorando la gestión global de nuestros equipamientos y con una mayor cooperación entre ellos»; y hacia afuera, «sumando cómplices y colaboradores» que faciliten la gestión, mantenimiento y conservación y haciendo del patrimonio cultural una portada de entrada al cristianismo; porque visitar ese patrimonio también tiene «un valor religioso».

El coordinador de Catalonia Sacra, Dani Font, dio una mirada retrospectiva, señalando que la Iglesia ha tenido un «convencimiento colectivo» para gestionar el patrimonio con «una mirada abierta». Este hecho se denota, a modo ilustrativo, con la apuesta de los diferentes obispados por profesionales «jóvenes y preparados técnicamente con un bagaje institucional importante» que, desde la independencia de cada obispado, se está implicando para consolidar una propuesta con elementos comunes en todo el territorio. Font concluyó su intervención con un recuerdo por el obispo de Girona, Mons. Francesc Pardo, traspasado hace unos meses, y que ha sido «puntal imprescindible» para que Catalonia Sacra saliera adelante.

En nombre de los diez obispados con sede en Cataluña intervino la delegada del Obispado de Urgell, Clara Arbués, que resaltó el valor cultural del patrimonio presente en todo el territorio y la importancia de una buena gestión. La directora general del Patrimonio, Sònia Hernández que -conjuntamente con la directora general de Asuntos Religiosos, Yvonne Griley, fueron los representantes de la Generalitat de Cataluña- también destacó el peso que el patrimonio cultural de la Iglesia tiene en el conjunto elementos patrimoniales del Principado y en el objetivo de seguir sumando sinergias entre iglesia y administración.

Los arzobispos de Barcelona, ​​Mons. Joan Josep Omella y de Tarragona, Mons. Joan Planellas, abrieron y concluyeron el acto, con una reflexión sobre la importancia del patrimonio y su papel para entender el propio relato de la Iglesia y la fe.

Catalonia Sacra se presentó públicamente el 19 de julio de 2012 en un acto en la basílica de Santa María del Mar de Barcelona. Esta iniciativa del Secretariado Interdiocesano de Conservación y Promoción del Arte Sagrado (SICPAS), que reúne a los delegados del patrimonio cultural de todos los obispados, nació para dar a conocer y facilitar el acceso a buena parte del patrimonio arquitectónico y artístico vinculado en la Iglesia.

En estos 10 años, Catalonia Sacra ha organizado una programación anual de más de 40 actividades; ha realizado iniciativas en el campo de la formación para guías, gestores patrimoniales, agentes turísticos con un curso propio itinerante por el territorio; ha impulsado la "Red CS", con un trabajo coordinado de iglesias catalanas con alto valor patrimonial para mejorar la atención al visitante y la gestión del espacio; ha impulsado la actividad turística con la creación de un catálogo de actividades guiadas en torno al patrimonio; y ha dialogado con diferentes entidades culturales y administraciones públicas para poner juntos el patrimonio cultural al servicio de la sociedad.