Fiesta de la Hermandad de San Sebastián y voto de pueblo en La Seu d'Urgell

Como cada año, La Seu de Urgell rememora el 20 de enero, festividad de San Sebastián, la fiesta grande de la Hermandad de San Sebastián, de socorro y ayudas mutuas, y el voto de pueblo de la ciudad protegida de la peste a través del santo. La Seu d'Urgell, como muchas otras poblaciones catalanas, bajo los estragos de la peste en el siglo XIX se puso bajo la protección de San Sebastián, mártir, patrón que era invocado para salvarse del cólera, al tiempo que fue germen de ayudas entre los trabajadores, agricultores y ganaderos.

La Hermandad de San Sebastián, que actualmente tiene 800 socios (la mayoría de ellos cabezas de familia), se llamaba históricamente "Asociación de Socorro Mutuo" y fue creada en 1855, hace 165 años por iniciativa del canónigo Mn. Domènech. Desde entonces ha ido ofreciendo, de manera ininterrumpida a sus asociados, los servicios y atenciones previstos por sus fundadores. Actualmente, la Hermandad impulsa diversas iniciativas culturales y ciudadanas, destacando la importante recuperación de las tradicionales 'Caramelles' de Pascua, con cerca de 100 cantores. También participa en la procesión de Viernes Santo, y en otras manifestaciones populares y folclóricas.

El día 20 de enero el Arzobispo de Urgell presidió el solemne Oficio en la Catedral acompañado por el Vicario general y Rector, Mn. Ignasi Navarri, Mn. Pere Morales, Mn. Josep M. Solé y Mn. David Codina. Asistieron muchísimos miembros de la Hermandad encabezados por el Hermano Mayor D. Ramon Viaplana y el Alcalde de la ciudad Ilmo. Sr. Jordi Fàbrega, así como otros miembros de la Corporación Municipal.

En su homilía el Arzobispo Joan-Enric remarcó la figura del mártir San Sebastián, como aquel joven soldado que prefirió morir a abandonar su fe religiosa y que se muestra muy brioso ante los tormentos. El Arzobispo animó a los fieles a perseverar en la fe y a no abandonarla nunca ya que "sin fe no somos nada" subrayando como en los inicios de la Hermandad, los primeros Hermanos quisieron poner la "Hermandad" bajo la protección e intercesión de San Sebastián. Mons. Vives destacó como San Sebastián nos enseña que hay que dar (perder) nuestra vida siendo generosos y no tacaños, y animó a los miembros de la Hermandad a saber valorar su institución y que sea fiel a su palabra de "hermandad" que es tan cristiano y que humaniza las relaciones de las personas, heridas por el individualismo y el materialismo. Finalmente recordó como entre las instituciones de Cataluña la Hermandad puede gloriarse de ser tan antigua y como pone de manifiesto un ideal muy propio de la cultura y forma de ser catalana como es el asociacionismo, la iniciativa ante los problemas, las cooperativas y las mutuas o hermandades gracias a las cuales la misma sociedad se unía con un objetivo común y trabajaba y ayudaba para conseguir objetivos e intereses sin esperar que los problemas los vinieran resueltos desde fuera o desde el estado.

Durante la Eucaristía se bendijeron los tradicionales panecillos de San Sebastián que fueron repartidos entre los fieles como signo de que la caridad cristiana nos debe llevar a compartir especialmente con los más necesitados.

Después de la Misa, en la sala de plenos del Ayuntamiento de La Seu d'Urgell, tuvo lugar la Asamblea General Ordinaria de la Hermandad que fue concluida con una comida de hermandad, en la que fue elegido como nuevo Hermano mayor M. Climent Miró.

El día 21 tuvo lugar en la iglesia Misión una Misa en sufragio de los Hermanos cofrades difuntos del año 2019.