Carta del Arzobispo Joan-Enric los sacerdotes y diáconos de Urgell

Con fecha 11 de marzo, el Arzobispo de Urgell Joan-Enric Vives ha enviado esta Carta a todos los sacerdotes y diáconos de Urgell ante la expansión del coronavirus Covid-19 e indicando la atención pastoral conveniente en el Obispado de Urgell:

"Queridos sacerdotes,

Soy de los que pienso que de ninguna manera hay que dejarse llevar por los miedos o por comportamientos colectivos desproporcionados, y menos los cristianos que debemos mantener abiertas las iglesias, orar en las epidemias y ayudar a orar y ser cercanos a los que sufren y pasan por la angustia de la enfermedad. Pero ante el crecimiento de casos de infección por el coronavirus Covid-19 (la OMS acaba de decir que vivimos una pandemia), la prudencia y los avisos de las Autoridades civiles, así como las voces y decisiones que de muchos lugares nos llegan, hacen que los comportamientos personales y muchas actividades comunitarias deban revisarse. Cada presbítero y cada diácono ya será bastante responsable en temas como sacar el agua bendita, darse o no la paz, cómo recibir la comunión, mantener o no las reuniones prefijadas o habituales, visitas y actividades diversas. Creo que ya seréis responsables y encontraréis el criterio adecuado. Siempre podéis consultarlo al Secretario general del Obispado.

Os pido que incrementeis la intercesión por los enfermos infectados y sus familiares, por las personas aisladas o cercanas; por los investigadores y personal sanitario; por aquellos que de forma tan generosa y a veces heroica, cuidan a los enfermos y los apoyan de todo tipo. Confiémonos a la Virgen del Remedio que siempre nos ayuda.

Os ruego que sostengáis a los enfermos, ancianos y familias, así como a las personas más angustiadas. Que visitéis y no dejéis de llevar la comunión y los sacramento de Vida a ancianos y enfermos. Con todas las precauciones higiénicas que se pueda, pero visittadlos, amadlos y haced llegar la ternura del Dios misericordioso y fiel, que en Jesús ha mostrado cómo nos ama. Y tened las iglesias abiertas, que las personas puedan venir libremente al culto que les dará apoyo y fortaleza.

Y vosotros cuidaos de caer enfermos, extremando las precauciones adecuadas, ya que las comunidades y nuestros pueblos nos necesitan mucho. Somos las manos de Jesús para sostener, consolar y curar. No tengamos miedo: "Si Cristo está con nosotros, ¿quien nos tiene que dar miedo?, ¿quién estará contra nosotros?".

Estaremos atentos a la evolución de esta infección vírica y en las disposiciones que nos puedan hacer llegar, esperando que Dios nos libere pronto.

Gracias por vuestro ministerio sacerdotal y diaconal y vuestras oraciones. Con mi bendición para todos, permanezcamos unidos y servidores de todo el mundo en Cristo."

+ Joan-Enric Vives
Arzobispo de Urgell