Cáritas de Urgell mantiene su actividad hacia los vulnerables

Cáritas de Urgell, respetando las actuales medidas establecidas, sigue haciendo su tarea de acompañamiento, acogida, escucha y orientación de las personas con necesidades y de los vulnerables. Existen muchas casuísticas y diferentes situaciones que requieren una atención concreta y específica.

En los centros de Cáritas Diocesana de Urgell se siguen atendiendo consultas telefónicas en línea. Las peticiones urgentes se atienden de manera presencial, siguiendo las recomendaciones sanitarias. Se mantiene el constante contacto con los servicios sociales de las instituciones locales para dar respuesta a las necesidades sociales del territorio a través de las medidas que sean necesarias. Se envían de manera regular las ayudas económicas a aquellas familias que ya eran atendidas por Cáritas, y se lleva a cabo un seguimiento telefónico con todas las familias que reciben alguna ayuda.

En estos primeros días de confinamiento, Cáritas comunica que se han hecho las siguientes acciones:
  • Día 27 de marzo: se han entregado 200 batas para el personal sanitario del CAP de Balaguer, realizadas por voluntarias de Cáritas.
  • En el claustro interior de la Residencia St. Domènec de Balaguer se ha desplegado una exposición de fotografías del "Balaguer antiguo", para que los abuelos, mirándolas, paseen por dentro y mantengan una cierta actividad física.
  • En La Seu d'Urgell, se van haciendo las donaciones de alimentos puerta a puerta, a las familias vinculadas a la Guardería "Francesc Xavier" que lo necesitan.
  • En Bellvís, se ha cedido un ordenador de Cáritas a los niños de una familia para que puedan tener acceso internet y hacer el trabajo de la escuela.
  • En Balaguer, se han dado ayudas de urgencia para pagar la factura de un móvil para que el usuario pueda seguir conectado.
  • Las voluntarias de los Espacios Grapats de diversos centros de la Diócesis han recibido ya en sus casas el material para confeccionar manteles.
La red de voluntariado de las Cáritas parroquiales necesariamente ha tenido que ralentizar en las prestaciones por las medidas de precaución a adoptar en esta pandemia. Los voluntarios continúan siendo esenciales para contactar telefónicamente con familias vulnerables y hacer de canal con Cáritas Diocesana.

La actual crisis sanitaria, que también es económica, nos afecta a todos y especialmente a los que ya vivían al día. La solidaridad hacia los que sufren es ahora, más que nunca, muy necesaria ya que sólo ayudándonos entre todos podremos superarlo. Cáritas anima a ser generosos en la solidaridad y a demostrarnos, haciendo piña, nuestra estimación por los hermanos.