Romerías de mayo expresivas de la devoción a la Virgen

A lo largo y ancho de la Diócesis de Urgell, el mes de mayo está lleno de los tradicionales "encuentros" en loor de la Virgen bajo las diferentes advocaciones urgelenses: Encuentro de Meritxell de todas las parroquias del Principado de Andorra (Canillo); la Virgen del Puig (Vilanova de Meià); la Virgen de Arboló (Arcalís); laVirgen de Refet (Seró); la Virgen de Mayo (Gra); la Virgen de Montalegre (Vilanova de la Sal); la Virgen de Erbul (Puigvert de la Conca); la Virgen de Fa (Espui); Nuestra Señora de Solé (Enviny); la Virgen de Bastanist (Estana); la Virgen del Plan (Sanaüja); Sta. Maria de Palau (Palau de Rialb); la Virgen del Pont (Lladrós), etc.

Precisamente el día 1 de mayo tuvo lugar la Romería de Sta. Maria de Àneu (Escalarre) que fue presidida por el Rector de Esterri d'Àneu, Mn. Andreu Rodríguez y que este año no se pudo celebrar con la presencia de los fieles por la crisis sanitaria actual pero que, gracias al empuje e ilusión del Rector y de un grupo de fieles, se pudo retransmitir a través de la red social de Instagram, y se ha incluido en el canal youtube del Obispado de Urgell:


Muchos fueron los fieles de las parroquias vecinas de Espot, Escaló, Gabàs, La Guingueta o la misma de Esterri Àneu que se unieron a la celebración telemáticamente y que quisieron celebrar el tradicional encuentro de Sta. Maria de Àneu, este año de una forma virtual pero no menos real, gracias a la estimación y amor a la Virgen de Àneu que supera las dificultades y obstáculos actuales.

Son muchos los Rectores y comunidades parroquiales que gracias a las ayudas de los equipos parroquiales y en colaboración con redes locales retransmiten sus celebraciones eucarísticas y sus tradicionales encuentros para que los fieles puedan seguir orando y sintiéndose cerca de Nuestra Madre de Dios, que bajo las diversas advocaciones recorren la geografía del Obispado de Urgell.

Precisamente en este mes de mayo la página web del Obispado tiene un apartado dedicado al Mes de María, mes de mayo, para que los fieles puedan orar y hacer la visita espiritual a través de las diversas advocaciones marianas del Obispado.

Todo un signo y esfuerzo por parte de los Rectores para que los fieles puedan sentirse espiritualmente acompañados en este tiempo de confinamiento y vivir de alguna manera un encuentro de hermandad.