Empieza un "Año Laudato si" promulgado por el Papa Francisco

El Papa Francisco anunció un Año Laudato si'  del 24 de mayo de 2020 al 24 de mayo de 2021 pidiendo por "un mundo más fraterno y más sostenible". En el 5º. aniversario de la publicación de su encíclica social y ecológica, Laudato si', tras una semana de agradecida conmemoración, se inicia ahora un año para reflexionar sobre su encíclica y el cuidado de la Creación. El Papa da tres recomendaciones: una "ecología integral" y "un mundo más fraterno y más sostenible". "Una ecología integral implica dedicar un poco de tiempo a redescubrir la serena armonía con la creación", dijo el Papa en la oración del Regina Coeli de la fiesta de la Ascensión. Después invitó a reflexionar sobre nuestro estilo de vida y nuestros ideales. También pidió "contemplar al Creador, que vive entre nosotros y en lo que nos rodea".

En una oración, el Papa desea invitar "a escuchar y responder al clamor de la tierra y al grito de los pobres", y expresa el deseo de que "los sufrimientos actuales son los males del nacimiento de un mundo más fraterno y duradero".

Él quiere "llamar la atención sobre el clamor de la Tierra y de los pobres". "Gracias a la iniciativa del Dicasterio Vaticano para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, la Semana Laudato si' que acabamos de celebrar, florecerá en un año especial de aniversario de Laudato si. Insistió en la fraternidad humana: "Invito a todas las personas de buena voluntad a unirse a nosotros para cuidar nuestra casa común y nuestros hermanos y hermanas más frágiles".
 

El Papa ha compuesto esta Oración para este año especial Laudato si':

Dios amoroso, 
Creador del cielo, de la tierra y de todo lo que hay en ella. 
Abre nuestras mentes y toca nuestros corazones, para que podamos ser parte de la creación, tu don. 
Sé presente para los necesitados en estos tiempos difíciles, especialmente para los más pobres y más vulnerables. 
Ayúdanos a mostrar solidaridad creativa para enfrentar las consecuencias de esta pandemia mundial. 
Haznos valientes para abrazar los cambios dirigidos a la búsqueda del bien común. 
Ahora más que nunca, que podemos sentir que todos estamos interconectados e interdependientes. 
Has de tal modo que logremos escuchar y responder al grito de la tierra y al grito de los pobres. 
Que puedan ser los sufrimientos actuales los dolores de parto de un mundo más fraternal y sostenible. 
Bajo la mirada amorosa de María Auxiliadora, te pedimos por Cristo Nuestro Señor. 

Amén.