Bendición e inauguración de las pinturas interiores de la iglesia de Penelles

Tal como se llevó a cabo las pinturas murales en muchos edificios del pueblo de Penelles, se ha sumado la iglesia parroquial de San Juan Bautista Mártir de la localidad. El municipio de Penelles va tomando relieve debido al gran esfuerzo de todos los ciudadanos con su Alcalde al frente para hacerlo un lugar referente de las pinturas murales y grafitis de personas, oficios, tradiciones de este pueblo de La Noguera.

El viernes 7 de agosto tuvieron lugar varias visitas guiadas en grupos pequeños debido a las medidas sanitarias, entre las cuales, las de los sacerdotes del Arciprestazgo de Noguera, y el domingo 9 con la presencia del Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, se bendijeron e inauguraron, junto con el Alcalde, Ilmo. Sr. Eloi Bergós y el Rector, Mn. Ivan Ayala, las pinturas de Berni Puig (Castellbell i el Vilar, 1990). El autor ha querido hacer que a modo de un quebradizo o mosaico los colores del pueblo y de la comarca, así como todas las casas de los aldeanos y los campos trabajados desde siglos, entren en la iglesia que es la casa de todos, tanto de los creyentes como de los no creyentes. Las visitas guiadas y también la del Arzobispo comienzan con la proyección en la sala de actos del pueblo de un breve vídeo sobre estas pinturas con el lema inspirador de un poema de Martí Sales (Barcelona, ​​1979), sobrino del gran novelista Joan Sales.

El acto central fue la celebración de la Eucaristía dominical. El Alcalde dirigió unas palabras al pueblo y el Arzobispo, con el que concelebraba el Rector, animó la comunidad a retomar el espíritu con el que fue construida aquella iglesia, hecha "a jova" por parte de todas las familias de la Villa, y que ahora se ha pintado el interior y renovado en espera de una segunda etapa de pintura en el exterior. El Arzobispo en la homilía destacó cómo en medio de todas las tormentas y dificultades de la vida, es la fe y el amor lo que sostienen y dan fortaleza a las personas, y les dan un horizonte de esperanza para sus vidas personales y por el camino colectivo de los pueblos. También hizo una referencia al gran testimonio cristiano del Obispo Pere Casaldáliga, fallecido el día anterior a los 92 años, y que como misionero y obispo en el Mato Grosso de Brasil, trabajó incansablemente por la justicia y la defensa de los derechos de los indígenas y de los campesinos. El Arzobispo quedó muy complacido de las pinturas que ocupan la totalidad de la iglesia parroquial que combinan los grandes colores originarios de gran tradición en el Obispado, ya desde el arte románico, y que transmiten vida y apertura al futuro, desde las raíces cristianas del pueblo.