Confirmaciones en Agramunt

El sábado 12 de septiembre, el Arzobispo de Urgell Mons. Joan-Enric Vives administró el sacramento de la Confirmación a 23 jóvenes de la Parroquia de la Virgen Asunta de Agramunt y pueblos vecinos. Concelebraron con el Arzobispo el Rector, Mn. Jaume Mayoral, el diácono permanente Mn. Josep Caba y Mn. David Codina.

En su homilía el Arzobispo Joan-Enric subrayó el mensaje central que las lecturas de la Palabra de Dios destacaban en aquel domingo: el perdón en imitación del Padre misericordioso. A la pregunta que Pedro dirige a Jesús: «Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano el mal que me habrá hecho? Hasta siete veces?». Jesús le dijo: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete». Para indicar que siempre debemos perdonar a nuestros hermanos, el perdón es un distintivo de los seguidores de Jesús. Por eso necesitamos ejercer siempre la misericordia como el Padre misericordioso de la parábola del Hijo pródigo.

Dirigiéndose a los jóvenes confirmandos el Arzobispo les pidió que siempre ejerzan el perdón en su vida como jóvenes, sin ataques o desprecios o violencias a los compañeros, y les recordó que siempre tenemos que ser gente de paz, y forjadores de reconciliación y de paz tal como en Agramunt todos pueden aprender el desastre de la guerra, de toda guerra, a partir de la visita del refugio antiaéreo construido en el subsuelo del templo y que es visitable. Por eso animó a los jóvenes a vivir el mensaje cristiano difícil pero precioso, del perdón y la reconciliación, y ser constructores de paz. Y lo aplicó también a la necesidad del país de dialogar entre todos los discrepantes para encontrar caminos de paz.

Al final de la Eucaristía el Arzobispo regaló a los jóvenes un ejemplar del Nuevo Testamento y deseó a los jóvenes un buen inicio de curso escolar y un buen retorno a las aulas tras el confinamiento forzado en casa desde el pasado mes de marzo debido a la pandemia actual. Y animó a rezar por los profesores, educadores y jóvenes, y padres y abuelos y catequistas, para que puedan tener un buen retorno a la escuela y un buen inicio de la catequesis.