Confirmaciones en el Santuario de Meritxell (Andorra)

El Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, administró el sacramento de la Confirmación a 14 jóvenes de las Parroquias de Canillo, Ordino, Encamp, Escaldes-Enrgodany y La Massana, el domingo 13 de septiembre en el Santuario-Basílica de la Virgen de Meritxell. Concelebraron con el Arzobispo el Rector de Canillo, Mn. Ramon Rosell y el Rector de Ordino, Mn. Joan Fenosa y el secretario Mn. David Codina.

Tres jóvenes le recibieron con unas sentidas palabras al inicio de la celebración. En su homilía glosó las lecturas de aquel domingo donde la Palabra de Dios insistía en la necesidad del perdón como distintivo del amor del discípulo de Jesús. Un perdón que siempre es difícil pero que con la ayuda de Dios podemos dar y ofrecer a los hermanos porque tenemos que ser conscientes de que cada uno de nosotros la ha recibido, y ha sido perdonado por parte de Dios. Por ello, tal como decimos en el Padrenuestro, debemos saber perdonar de corazón a nuestros hermanos.

Animó a los confirmandos a ejercer el perdón de corazón, lo que no guarda rencor, y les pidió ser jóvenes que nunca se burlaran de los compañeros en la escuela y que no hicieran "bulling" ni ningún otro tipo de discriminación al que es diferente. Les explicó el sentido profundo de la fuerza del Espíritu Santo y la unción del Santo Crisma que recibían en la confirmación y cómo serían marcados, sellados, con el Espíritu Santo, el Defensor, el Paráclito, que nos enseña a orar, nos defiende, nos guía para amar siempre de forma más pura, y nos fortalece para ser reconciliadores y portadores de paz y consuelo.

Al final de la Eucaristía el Cónsul Mayor de la Parroquia de Canillo, Hble. Sr. Francesc Camp, dirigió unas palabras a los jóvenes confirmados, felicitándoles por el sacramento que habían recibido y animándoles a afrontar su juventud con fortaleza y resiliencia sabiendo superar las dificultades de la vida como lo estaban llevando a cabo en la pandemia actual.

El Arzobispo regaló a los jóvenes un Nuevo Testamento, la Parroquia un libro con la historia del Santuario de Meritxell, y el Común un bolígrafo.

Una fotografía ante la imagen de la Virgen de Meritxell, Patrona del Principado de Andorra, cerró la alegre celebración dominical de las confirmaciones en la casa-santuario de la Madre celestial, cuando apenas se acaban de iniciar las celebraciones del centenario de su Coronación canónica (1921 a 2021).