Visita Pastoral a Encamp (2).- Visita a l'Hble. Comú

Mons. Joan-Enric Vives intervino por videoconferencia en la sesión de Comú del 11 de noviembre en presencia de todos los consejeros con motivo de su Visita Pastoral a la parroquia, que se inició por Todos los Santos. En el primer punto del Orden del día los cónsules y consejeras del Común de Encamp recibieron, por videoconferencia, al Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra.

La cónsul mayor, Laura Mas, agradeció su predisposición a mantener la visita pastoral, adaptándola a las restricciones que impone la emergencia sanitaria y le manifestó la voluntad de los miembros de la corporación de agendar, cuando las circunstancias lo permitan, una nueva visita institucional a la parroquia, en esta ocasión en persona y con todos los consejeros del Común.

Esta es la 26ª visita pastoral en Encamp de la que se tiene constancia documentada desde 1738. La cónsul mayor manifestó que: "si un recuerdo me gustaría que quedara fechado en la historia de esta parroquia, como memoria de la Visita pastoral, es la capacidad de los encampadanos y encampadanas para afrontar una situación tan desfavorable y de riesgo, como está siendo la emergencia sanitaria, y la perseverancia para recuperarse, adaptarse y desarrollarse positivamente ante esta situación adversa".

La cónsul explicó que el confinamiento ha sido duro para niños, jóvenes, personas mayores y otros colectivos vulnerables y que hay que reconocer el esfuerzo que han realizado. También ha destacado el reconocimiento al personal sanitario, a los cuerpos de seguridad y "a todas las personas y profesionales que nos han cuidado y protegido", incluso realizando tareas tan esenciales como los servicios de limpieza. "Este hecho también debería quedar grabado en la memoria colectiva". En palabras de la cónsul, "el valor latente que ha despertado esta pandemia, la resiliencia, debería formar parte del recuerdo colectivo y de nuestro ADN como sociedad". Finalmente manifestó al Copríncipe la voluntad de sumarse a las muestras de condolencia que recientemente hizo llegar al Copríncipe francés, con motivo de los últimos atentados terroristas" que han golpeado especialmente a la Iglesia católica, "ya que los anhelos de libertad y respeto son valores compartidos por todos".

El Copríncipe, Mons. Joan-Enric Vives, en su respuesta agradeció este recuerdo y a la vez hizo un saludo a los hermanos y amigos de Francia que han vivido momentos tan difíciles.
También puso de relieve que, en esta primera vez que el Copríncipe hace una visita al Común de manera telemática, podía percibir la calidez de la acogida de los Cónsules y de toda la corporación: "descubro amigos, ciudadanos que han ofrecido cuatro años de su vida al servicio de sus conciudadanos", una de las tradiciones buenas de Andorra, la del servicio por el común, que en este momento de crisis provocada por la pandemia, adquiere una mayor relevancia, porque "no podemos olvidar que ser comunitaristas, porque necesitamos el encuentro de las personas, el trabajo por el bien común de todos".

Reiteró en sus palabras "mi entrega, mi amor y mi servicio para la parroquia de Encamp" y también su bendición y voluntad de paz, recordando que el Principado tiene una larga historia federativa, en la que los comunes y las parroquias son las que han forjado el día a día de nuestro país. Mons. Vives quiso dar un mensaje de reconocimiento por la labor llevada a cabo por todos los comunes, y en este Común en particular, durante la pandemia, una prueba de fuego muy grande, sobre todo para aquellos equipos que se estrenaban en la gestión comunal dos meses antes; valorando el esfuerzo de ayudar al tejido comercial, el apoyo a los más frágiles y la acción social.
Ahora, dijo, "Andorra tiene que ir a buscar nuevas oportunidades, y en esto, a pesar de que es tarea del Gobierno, también tienen mucho que decir los Comunes". "No podemos desanimarnos, y, sin caer en el optimismo fácil o superficial, debemos saber vivir con esperanza, que debemos saber hacer renacer y que tanto tiene que ver con la resiliencia y con las recomendaciones de nuestro Manual Digest en momentos complejos".

Esta ha sido la 26ª visita documentada en el Libro de Decretos y Visitas Pastorales que se guarda en la iglesia de Santa Eulalia de Mérida de Encamp desde el 1738 y es el documento donde se anotan los hechos y acontecimientos destacados de cada visita por parte del obispo.

La visita pastoral más antigua de la que se tiene constancia se remonta al 20 de diciembre de 1312, repitiéndose en dos ocasiones más, en diciembre de 1313 y el de 1314, aunque estas visitas del siglo XIV, no las hizo el mismo obispo en persona, sino que envió visitadores que el representaron. Desde el 1738 han sido 15 los obispos que han visitado la parroquia. Con el inicio del siglo XXI, el Arzobispo y Copríncipe S.E. Mons. Joan-Enric Vives es recibido en la parroquia en tres ocasiones, la primera: el 30 de abril de 2006, la segunda el 24 de noviembre de 2013 y la tercera que es la actual.