×

Advertencia

JFolder: :files: La ruta no es una carpeta. Ruta: /var/www/vhosts/bisbaturgell.org/httpdocs/images/galeries/1711004catequistes

Jornada diocesana de catequistas con Mn. Norbert Miracle

Los catequistas de la diócesis de Urgell celebraron su encuentro anual de formación en el inicio de curso el sábado 4 de noviembre, en una Jornada que fue presidida por el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives, en el Seminario Diocesano de La Seu d'Urgell. La ponencia principal fue cargo de Mn. Norbert Miracle, profesor de Teología en el Ateneu St. Pacià, Delegado de Enseñanza de Tarragona y Rector del Seminario Mayor Interdiocesano, sobre "El Dios de los cristianos". La sala de actos del Seminario quedó llena: más de 100 catequistas, laicos y sacerdotes, de diferentes puntos de la diócesis.

El acto comenzó con el saludo inicial de Mons. Vives y del Delegado de Catequesis, Mn. Antoni Elvira, el cual dio la bienvenida a los asistentes y recordó las próximas citas de formación, en Lleida, y alentó a los catequistas ya que "hacen resonar la palabra de Dios en los demás, pero también en su propia vida". Con la oración del catequista inició la Jornada propiamente.

Mons. Vives señaló el gran valor de encontrarnos y fortalecer la comunión, ya que la Jornada de Catequistas es un momento intenso de encuentro de comunión en una misma misión. Debemos saber ayudar a hacer comprensible la fe a quienes vienen detrás nuestro, y puso el ejemplo del diácono Felipe según los Hechos de los Apóstoles. Recogiendo el temario del próximo Sínodo, propuso profundizar en el acompañamiento de los niños y jóvenes, y de sus familias, desde la catequesis. "Tenemos que pedir ayuda a Dios para que nos dé la gracia de ser instrumentos suyos; hacer de catequista es una vocación, una llamada del Espíritu Santo que nos hace misioneros para difundir y explicar la Palabra de Dios".

También el Arzobispo hablando de la parábola del sembrador animó a los catequistas en su tarea: "esta parábola nos enseña a salir de nosotros", ya que el resultado de lo que siembra el catequista menudo no lo termina viendo él, quizás". Animó a entrar en las nuevas tecnologías tan valoradas por los niños y jóvenes y utilizarlas para difundir el mensaje de Jesucristo, buscando de hacerlo en los locales parroquiales, más que en las escuelas.

Mn. Norbert Miracle quiso dar respuestas a las preguntas de quién es el Dios de los cristianos, de si todos en diferentes religiones creemos en un mismo Dios o no. Para él, la parábola del sembrador es una alegoría de la transmisión del tesoro de la fe. Un tesoro que primero debe transmitir primordialmente la familia cristiana, pero a la vez la Iglesia -que va sumando- también debe hacer de manera muy importante a través de la catequesis. La catequesis es justamente la transmisión de este tesoro de la fe. Porque la fe es una respuesta del ser humano a Dios que se revela: "en el ser humano hay un deseo de Dios, el hombre es un ser religioso. Somos capaces de Dios y Dios es y ha entrado en relación con nosotros. Es a través de esta experiencia que los grandes catequistas, como San Pablo, ven que se puede empezar a dialogar". Y pasó a destacar los grandes rasgos de Dios, Padre de Nuestro Señor Jesucristo y dador del Espíritu Santo. Dios de misericordia y amor. Dios que siempre acompaña a su pueblo.

La celebración de la misa en la Capilla del Seminario, con el envío misionero de los Catequistas por parte del Arzobispo y una comida de hermandad en la Residencia de la Sagrada Familia de Urgell culminaron la Jornada.
  •