Fiesta del Santo Cristo en Balaguer

La celebración central de la fiesta del Santo Cristo de Balaguer que se celebra el día 9 de noviembre este año fue presidida por el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives, que, junto con el cura custodio del Santuario-Basílica del Santo Cristo, Mn. Pau Vidal, el Arcipreste de Noguera, Mn. Joan Pujol, y los sacerdotes del Arciprestazgo y de otros puntos de la diócesis. El Santuario quedó abarrotado de fieles de Balaguer. Las autoridades asistieron a la misa, encabezadas por el Ilmo. Sr. Alcalde, Jordi Ignasi Vidal y toda la corporación, con el Alcalde de Penelles y la Vicepresidenta del Consejo Comarcal. Tras la celebración eucarística se llevó a cabo la inauguración de las obras de restauración de la fachada románica de Santa María de Almatà, en el mismo Santuario.
Mons. Vives, en la homilía, glosó las lecturas de la exaltación de la Santa Cruz y se centró en la devoción litúrgica y popular de la Cruz del Señor. El amor de Dios es el centro, y Cristo Crucificado es como el icono más patente y clara del amor a Dios.
La piedad litúrgica hacia la Cruz se centra en la misa que es memorial de la muerte y de la resurrección de Cristo. También el domingo de Ramos o de la Pasión, con la lectura de la pasión del Señor. Aunque el Viernes Santo, con la Cruz en el centro y la celebración de la la Exaltación de la Santa Cruz y 14 de septiembre, en memoria de la recuperación de la Santa Cruz por Santa Helena.
En continuidad encontramos la piedad y devoción popular. El Vía Crucis con sus 14 estaciones, las grandes Pasiones musicales (Bach ...) y en Cataluña valoramos los cantos de Mn. Romeu y con letras de Mn. Cinto Verdaguer: Per vostra Passió sagrada; Creu Sagrada, Creu amada...; Perdona el teu poble Senyor; con las nuevas incorporaciones como Hi eres tu quan el duien a la Creu; y entre nosotros el Himno del Santo Cristo de Balaguer.
Mons. Vives habló de la Cruz, no como un elemento de tristeza sino como elemento de triunfo, como elemento de vida, y de exaltación.
Al terminar pidió rezar por Cataluña "este país nuestro", "en estos momentos de difícil situación y de complejidad". Mons. Vives consideró que "son momentos tristes, complejos que entre nosotros tampoco obtienen unanimidad ni entre partidos ni entre las personas. Lamentó "los encarcelamiento preventivos, porque es muy dura la prisión cuando aún no hay una condena firme. Lamentó todo aquello que lleve a la humillación de las personas, las instituciones o los pueblos; y todo lo que lleve a una desafección peligrosa que va en contra de la paz social y de la fraternidad entre pueblos hermanos, como queremos y tenemos que mantener ". "Os exhorto a orar, y buscar la perseverancia y la comunión de todos, más allá de las diferencias políticas, procurando siempre ser gente de paz que trabaja por la concordia y la reconciliación, la valoración del discrepante y la paz".
Una vez terminado el oficio religioso, sacerdotes, religiosas, autoridades y pueblo fiel veneró al Santo Cristo de Balaguer como es tradición.