Bendición de las obras de la iglesia de St. Pere de Muller (Plans de Sió)

El Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives, bendijo el domingo 16 de septiembre las obras de restauración de la iglesia de Sant Pere de Muller (Plans de Sió), en la Segarra, que los vecinos y el ayuntamiento de Plans de Sió han llevado a cabo a lo largo del último año y medio. Las obras han consistido fundamentalmente en el arreglo del tejado del templo, la pintura del interior, la recuperación de los objetos litúrgicos que se conservaban, etc.

Mons. Vives presidió la Eucaristía dominical en la que se bendijeron las obras de restauración del templo de St. Pedro de Muller con la asistencia de una gran cantidad de fieles vinculados al pueblo, encabezados por el Ilm. Sr. Alcalde de Plans de Sió, Sr. Xavier Pintó. Concelebraron con el Arzobispo el Rector de Muller, Mn. Ramon Balagué y Mn. David Codina.

El Arzobispo de Urgell al iniciarse la Eucaristía quiso agradecer muy sinceramente el esfuerzo de los fieles y amigos del pueblo y del Ayuntamiento a la hora de arreglar el templo que gracias a su generosidad han permitido restaurar la belleza de esta iglesia que conserva unas bonitas pinturas murales de estilo barroco. Después de estas palabras tuvo lugar la bendición de las obras de restauración.

En su homilía, Mons. Vives, glosó las lecturas proclamadas en aquel domingo, donde Jesús pide personalmente a los discípulos "¿y vosotros quién decís que soy?". El Arzobispo animó a los fieles a preguntarse con sinceridad quién es Jesús para cada uno de nosotros y saber responder a esta pregunta con generosidad. La fe tiene que convertirse en personal a través de la relación con el Señor Jesús. Subrayó también la necesidad de que la fe se muestre y se concrete en las obras tal como lo recordaba la carta de Santiago (St 2,14-18): "Pues bien, si puedes, demuéstrame, sin las obras, que tienes fe, que yo, con las obras, te demostraré mi fe". En este sentido hizo especialmente referencia a las obras de misericordia. El Arzobispo recordó cómo la iglesia es la casa de todos los cristianos y que siempre nos recuerda cómo tenemos un Dios que es Padre ya que somos la gran familia de los hijos de Dios por el bautismo. Subrayó la necesidad de que todos los cristianos vivamos la fe de una forma generosa y la sepamos transmitir a las generaciones futuras. En este sentido, animó a orar para el próximo Sínodo de Obispos del mes de octubre, que tratará sobre "los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional". Exhortó a los fieles a poner siempre sobre el altar de la Eucaristía las necesidades y acciones de gracias personales y finalmente, exhortó a orar con intensidad por el Papa Francisco en estos momentos difíciles para que el Señor lo sostenga.

Tras la celebración todos los asistentes pudieron compartir una merienda popular durante el cual Mons. Joan-Enric pudo hablar con los vecinos y conocer sus inquietudes.