Fin de curso de la Delegación Diocesana de Catequesis

Como ya es buena costumbre, la Delegación Diocesana de Catequesis de Urgell programó una convivencia de los miembros de la delegación, y tuvo lugar el martes 26 de junio. El destino fueron dos de los Monasterios que forman parte de la Ruta del Císter de Cataluña, más concretamente los Monasterios de Vallbona de les Monges y de Santes Creus. Una actividad en la que participaron la mayoría de los miembros de la delegación, encabezados por su Delegado, Mn. Antoni Elvira.

Por la mañana visitaron Santa María de Vallbona, una visita que acompañó la guía del monasterio, la Sra. Roser Portas. Primeramente se pudo seguir un poco la historia del monasterio a lo largo de los siglos, a través de un espléndido audiovisual, que se completó con otro que hacía referencia a la antigua farmacia del monasterio que recientemente se ha musealizado. A continuación tuvo lugar un recorrido explicado por las dependencias y espacios monásticos: La Sala Capitular, del siglo XIV, en el que cada día la actual pequeña comunidad de ocho monjas cistercienses se reúnen, una sala donde están las tumbas, con sus losas sepulcrales de un grupo de Abadesas. Después la visita al templo, de planta de cruz latina con una sola nave, coronado con un cimborrio de los más importantes construidos en la Cataluña Medieval. El Claustro marcó el último momento de la visita al rico patrimonio cultural del monasterio, un claustro de forma trapezoidal y con diferentes estilos artísticos (románico, gótico, neorrománico).

La visita continuó con el saludo de la Madre Abadesa, Anna Maria Camprubí, que tuvo la amabilidad de saludar a los miembros de la Delegación y departió un rato con ellos. Y antes de terminar la visita, pudieron participar en un interesante diálogo sobre catequesis, evangelización, vida monástica... con la Hna. hospedadora Sara Picher, un momento muy interesante para intercambiar opiniones, inquietudes, alegrías y dificultades del mundo de la catequesis y de la vida religiosa.

Al mediodía se reanudó el camino hacia Santes Creus, donde se compartió la comida y también se aprovechó para hablar de la Delegación de Catequesis: proyectos, informaciones y otros temas. Después se hizo la visita al Monasterio de Santa María de Santes Creus. A pesar del conjunto monacal que es de una gran belleza como el claustro gótico o los impresionantes mausoleos del reyes Jaume II y Pedro el Grande, se echa en falta una comunidad monástica que dé, como Vallbona y Poblet, vida espiritual a los diferentes espacios, como la iglesia, el claustro, la sala capitular... un nuevo resonar del "Ora et Labora" de la orden del Cister, tal como San Benito y San Bernardo querían para sus monjes y monjas.

Una salida que fue muy bien valorada por los miembros de la Delegación, ya que se pudo ver y vivir la vida monacal muy cerca de nuestro Obispado.

Para poder mirar y reflexionar, recomendamos el siguiente enlace.