Romería de Santa Perpètua en Vilanova de l'Aguda

Una de las primeras romerías del Arciprestazgo del Urgell Mitjà es el que se celebró el 7 de marzo en honor de Santa Perpètua, mártir. En el término municipal de Vilanova de l'Aguda y en una pequeña iglesia tuvo lugar este encuentro que reúne vecinos del pueblo y de la comarca; un año más se celebró la fiesta que además de celebrar la Misa en honor a la santa, se añade, como recoge la tradición, una bendición del término para pedir buenas cosechas, y guardarlos de las granizadas y otras inclemencias del tiempo. Este año ha sido el diácono Mn. Josep Caba quien hizo la oración y la bendición del término, pidiendo la protección de Dios y la intercesión de Santa Perpètua, no sólo por los campos sino también por los fieles y las familias que asistieron a la romería.

A continuación tuvo lugar la celebración de la Misa de Acción de Gracias y de oración por los difuntos, como es costumbre cada año y desde hace muchos siglos. En el altar además de Mn. Jaume Mayoral y Mn. Josep Caba, también estuvieron presentes los priores del año que junto con las majorales son los encargados en nombre de las familias del pueblo y las masías, de cuidarse de la fiesta y de todos sus preparativos. Mn. Mayoral en la homilía recordó la firmeza de la fe y la valentía no sólo de Santa Perpètua, sino también de Santa Felicidad que la acompañó al martirio de las persecuciones a los cristianos del 203 dC. en la ciudad de Cartago, y añadió la situación que viven muchos cristianos en todo el mundo que también son perseguidos por vivir su fe cristiana. Al final de la misa se cantaron los Gozos dedicados a Santa Perpètua y se hizo la tradicional foto de familia, para recordarlo a las próximas generaciones del pueblo de Vilanova de l'Aguda. También se ofreció la torta bendita y los fieles hizo su limosna para colaborar en las actividades de la celebración.

Y como muchos de los encuentros que se celebran en nuestra diócesis al terminar los actos religiosos se compartió una comida, entre todos los que habían asistido a la fiesta, así la mesa de la eucaristía dio paso a la mesa del almuerzo, y en ambas se hizo presente el sentido de la fraternidad y de la estima a las tradiciones y devociones del calendario de la parroquia de Vilanova.