Viernes Santo. Vía Crucis y Liturgia de las Horas

El Viernes Santo día 19 de abril, por la mañana, muchos fieles se reunieron en las diversas Parroquias de la Diócesis para orar con el Vía-Crucis, recordando el camino que Jesús hizo, cargando la cruz en el cuello, antes de su pasión y muerte.
Por las calles del barrio antiguo de la ciudad de La Seu d'Urgell, acompañados por el Rector, Mn. Ignasi Navarri y Mn. Josep M. Solé, los fieles meditaron los pasos que Jesús hizo al morir en la cruz, en un clima de silencio y oración.

También por las calles del barrio de Santa Magdalena de La Seu d'Urgell, tuvo lugar un devoto Viacrucis presidido por el Arzobispo de Urgell y por el Presbítero Encargado de aquella Iglesia, Mn. Jordi Miquel. Recorrieron las calles adyacentes y al final de la celebración el Arzobispo dio una breve alocución, remarcando que besar la Cruz al final del Vía Crucis, debía ser un gesto cargado de sentido, lleno de fe y afecto por el Señor, vivido intensamente, con las intenciones para muchas personas que queremos y un compromiso de acoger y vivir la misericordia con obras y de verdad.

Posteriormente, presidido por el Sr. Arzobispo, en la Catedral tuvo lugar el Oficio de Lectura ampliado con las Lamentaciones y la Pasión del Señor, y seguidamente la Oración de Laudes. Este Oficio de oración agrupa a los sacerdotes y seminaristas, personas de la Vida consagrada de la Ciudad, y un grupo de fieles que celebran así la Liturgia orante de la Iglesia en los días santos de la Pasión, la Muerte y la Resurrección del Señor.


En muchas residencias de enfermos y ancianos imposibilitados también se ha llevado a cabo el Vía Crucis, así como en muchos pueblos pequeños que no pueden tener los Oficios de Semana Santa, pero sí este acto piadoso del Vía Crucis, para el que los sacerdotes y diáconos, ayudados por laicos, se multipliquen para acudir a todas partes.