Las Jornadas de Teología reúnen 140 inscritos para hablar del sentido de la vida: amar a fondo

"El sentido de la vida. Amar a fondo", ha sido el tema elegido para la formación de profesores y maestros de religión, catequistas, agentes de pastoral de la salud y de juventud, de Cáritas, sacerdotes y religiosos del Obispado de Urgell, en las Jornadas de Teología de 2019, desarrolladas entre el 29 y el 30 de agosto en la sala Sant Domènec de la Seu d'Urgell.

El Delegado de Enseñanza, Mn. Pepe Chisvert, abrió el jueves 29 el encuentro agradeciendo la asistencia de tantos inscritos y animando a los maestros y profesores en su trabajo. Después el Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, inauguró las jornadas con unas palabras de bienvenida a los 140 inscritos en este encuentro, provenientes de diversos puntos de la Diócesis de Urgell.

Mons. Vives alentó a los asistentes en la primera formación del curso escolar que se iniciaba y agradeció a los ponentes el tratamiento del tema elegido, señalando que esta es una cuestión muy importante que los cristianos están llamados a dar razón de esta esperanza que da el amor. Para Mons. Vives es el amor en sí mismo el motivo para encontrar el sentido de la vida. Citando a San Bernardo de Claraval remarcó que amamos para amar.

La Jornada trabajó durante dos días con una pregunta que es inherente a la condición humana: a menudo nos preguntamos por la razón de nuestra existencia, el sentido de nuestra entrega, nuestro trabajo, nuestras relaciones, por lo que hace que la vida de cada uno sea valiosa. Begoña Román y Francesc Torralba, doctores en filosofía, trataron desde varios puntos de vista los temas planteados.

La primera ponente fue la Vicedecana de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Barcelona, ​​la Dra. Begoña Román.

En su primera ponencia habló de cómo vencer la actual sociedad del desánimo. Asoció la sociedad del desánimo con la falta de vitalidad y la falta de ganas de vivir. Explicó los rasgos que caracterizan la sociedad del desánimo. Una sociedad que es fruto de un individualismo real, con una concepción antropológica del ser humano como un individuo aislado. Se trata de la creación de un hombre autosuficiente, hecho a sí mismo, que no debe nada a nadie, que no agradece nada a nadie, y que quiere liberarse de cualquier deuda que amenace su libertad. Y por lo tanto, no es capaz de hacer alianzas basadas en la confianza y en el amor, sino que hace contratos en sus proyectos de vida. Para Begoña Román, hay que superar la desorientación en la que vivimos asumiéndola y encarando los riesgos, es decir los errores.

Su segunda intervención fue un repaso sobre la búsqueda de sentido en la historia de la filosofía y sobre todo describió 10 referencias de la historia de la filosofía: Platón y San Agustín; Aristóteles y San Tomás de Aquino; Epicúreo, los estoicos, Kant, los utilitaristas, los comunitaristas y los dialógicos. Y remarcó los rasgos en común que llevan a la esperanza en dos grandes sentidos: la felicidad, y la justicia o dignidad.

Y su tercera aportación trató sobre la ética y el sentido, remarcando la transformación del mundo. Se extendió en la distinción entre ética y moral en tiempos acelerados, la distinción entre convicción y responsabilidad y la ética cívica, organizativa, personal y profesional. Sobre todo explicó bellamente la transformación del mundo pasando por la transformación de uno mismo donde el estimar es el gran camino de aprendizaje

Por la tarde los asistentes a la Jornada participaron en la Eucaristía presidida por Mons. Vives en la la iglesia dedicada a la Inmaculada del Seminario de Urgell, en la que entregado la Misión a los profesores de religión de la Diócesis, y se rezó por todos los que en los próximos días comenzarán el curso desde 2019 hasta 2020.

Aquí puede escuchar las 3 ponencias de la Dra. Begoña Roman:

https://www.youtube.com/watch?v=NHZF5o0krQ0