40 años de Ferrocarriles de la Generalitat

El día 5 de septiembre, fecha justa en que se cumplían los 40 años de la firma del Decreto con el que se creaba la empresa "Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC)", en el Palau de la Generalitat de Barcelona, tuvo lugar el acto de clausura de las diversas celebraciones que durante todo el año se han realizado para conmemorar esta efeméride. El Acto fue presidido por el Presidente de la Generalitat de Cataluña, M.H. Sr. Quim Torra; el Consejero de Territorio y Sostenibilidad, Hble. Sr. Damià Calvet; y el Presidente de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña, Sr. Ricard Font, y contó con la presencia de un gran número de Autoridades así como expresidentes de Ferrocarriles. Asistió el Arzobispo de Urgell Mons. Joan-Enric Vives por la gran relación del Santuario de Núria con Ferrocarriles.

FGC asumió la gestión de las redes de ferrocarril traspasadas al gobierno catalán por el Estado. Esto supuso la salvación de las líneas de Manresa e Igualada, el estado de degradación y decadencia de las cuales las vertía al cierre. En la Cataluña Central, en estas cuatro décadas la compañía también ha modernizado los funiculares de la Santa Cueva y San Juan, en Montserrat, ha reabierto el cremallera de Montserrat, en 2003, y ha inaugurado, dos años después, el Tren del cemento, en el alto Berguedà.

La red de los antiguos Ferrocarriles Catalanes fue transferida a la empresa estatal Ferrocarriles de Vía Estrecha (FEVE) en 1977. La nueva gestora diseñó un contundente programa de cierre que incluía las líneas de Martorell en Igualada y de Monistrol en Manresa, que la creación de FGC el 5 de septiembre de 1979 bajo la presidencia del M Hb. Josep Tarradellas permitió mantener en servicio.

Durante la década de los ochenta, y ante el mal estado de las líneas recibidas, FGC llevó a cabo un ambicioso plan de modernización de los trenes y las estaciones que, en algunos casos, como el de la línea entre Martorell e Igualada, adoptaban un carácter de urgencia por el estado de la infraestructura.

Así, durante la década de los ochenta se llevó a cabo la entrada en servicio de la nueva línea de mercancías de Santpedor en Sallent (1985) y la variante de la línea de Súria (1996); la modernización de todas las vías y estaciones de la red y la electrificación de la línea entre Monistrol y Manresa, entre otras mejoras.

En 1986 la compañía integró el tren cremallera, lo que supuso la incorporación de las instalaciones de esquí de Vall de Núria y La Molina, en la Cerdanya, además de los funiculares de Montserrat. El de San Juan, inaugurado en 1918, fue dotado de nuevas carrocerías en 1997 y de nuevos vehículos y maquinaria los años 2015 y 2016. El funicular de la Santa Cueva, en funcionamiento desde 1929, fue recarrosado en el año 2001.

En 2003 la compañía reabrió el cremallera de Montserrat, que había entrado en servicio en 1892 con locomotoras de vapor y coches de viajeros de madera y que se tuvo que clausurar en 1957 por falta de inversiones y mantenimiento. Dos años más tarde, en 2005, se inauguró el Ferrocarril Turístico del Alt Llobregat, más conocido como Tren del Cemento, que se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la comarca del Berguedà.